Mateo Díez: "La fantasía, el sueño y el delirio fecundan" la obra de Merino

  • Madrid, 19 abr (EFE).- El escritor y académico Luis Mateo Díez destacó hoy "la voluntad de experimentación, de conquista", que José María Merino ha demostrado en los diversos géneros que ha cultivado, en los que "la fantasía, el sueño, el delirio, a veces en el límite de la locura, fecundan la realidad ordinaria".

Madrid, 19 abr (EFE).- El escritor y académico Luis Mateo Díez destacó hoy "la voluntad de experimentación, de conquista", que José María Merino ha demostrado en los diversos géneros que ha cultivado, en los que "la fantasía, el sueño, el delirio, a veces en el límite de la locura, fecundan la realidad ordinaria".

Mateo Díez realizó estas afirmaciones al dar la bienvenida a Merino, que hoy ingresó en la Real Academia Española con un discurso titulado "Ficción de verdad".

"El aliento poético impregna el sustrato de la narrativa de Merino, que no rehúye ninguno de sus alicientes expresivos y significativos", dijo Mateo Díez, tras señalar que el nuevo académico comenzó su trayectoria con la poesía, aunque pronto decidiría abandonar esa "corta e intensa" experiencia lírica para dedicarse de lleno a la narrativa.

Merino es coruñés de nacimiento, pero pasó su infancia y juventud en León, y fue en esta ciudad "impregnada de referencias míticas", sobre la que "gravita el prestigio de las glorias para siempre perdidas", donde descubrió en la biblioteca familiar a escritores como Verne y Stevenson o el mundo de los cuentos, desde "Las mil y una noches" y Hoffmann a Poe, Chéjov, Clarín y Valle-Inclán.

Los intereses literarios de Merino lo llevarían luego a sumergirse en la obra de Dickens, Tolstói, Mann, Baroja, Juan Ramón, Machado, Lorca, Faulkner, Proust, Kafka, Borges, Cortázar o Vargas Llosa, entre otros.

Todos ellos alimentaron "el gusto ecléctico que ha nutrido" la obra de Merino: "el realismo y lo fantástico, lo lírico y lo narrativo, un gusto que alienta la alternancia armoniosa de la conciencia y el delirio, y donde lo absurdo y lo cotidiano conviven sin estridencias", señaló Mateo Díez, gran amigo de Merino y cuya candidatura propuso junto con Arturo Pérez-Reverte y Álvaro Pombo.

Autor de novelas como "El lugar sin culpa", "La orilla oscura" (Premio de la Crítica 1986), la trilogía de "Las crónicas mestizas" o "La sima", que acaba de aparecer, Merino es un gran cuentista y practica también el microrrelato.

"Hay unanimidad al considerarlo uno de los incuestionables maestros actuales del género breve", aseguró Mateo Díez, quien subrayó "la naturalidad" con que "lo fantástico" se introduce en los cuentos de Merino.

En títulos como "Cuentos del reino secreto", "Cuatro nocturnos", "Cuentos de los días raros" o "Las puertas de lo posible", Merino "demuestra ser dueño de un arte difícil, que siempre mantiene en vilo el reto de la intensidad y la medida", dijo Mateo Díez.