Pablo Muñoz reúne "trozos de vida de una generación" en su primera novela

  • San Sebastián, 20 abr (EFE).- El periodista Pablo Muñoz ha reunido un puñado de "trozos de vida de una generación", la que vivió la posguerra en su infancia y adolescencia, en "Puertas Coloradas", la primera novela del fundador y director del Grupo Noticias.

San Sebastián, 20 abr (EFE).- El periodista Pablo Muñoz ha reunido un puñado de "trozos de vida de una generación", la que vivió la posguerra en su infancia y adolescencia, en "Puertas Coloradas", la primera novela del fundador y director del Grupo Noticias.

Pablo Muñoz ha presentado hoy en San Sebastián su obra de ficción, en una rueda de prensa en la que le han acompañado la editora de Ttarttalo Idoia Arozena y el escritor Jokin Muñoz, dos veces Premio Euskadi de literatura y sobrino del autor.

Una comida de un grupo de viejos amigos del barrio de Ategorrieta encendió la mecha de este trabajo hace un año, según ha comentado Muñoz.

La reunión derivó, como ocurre siempre en estos casos, en una sesión en la que los congregados se dedicaron a desempolvar anécdotas y sucedidos del barrio donostiarra de Ategorrieta, en el que Muñoz vivió su infancia y adolescencia, y el periodista no perdió la ocasión de advertir, tras apuntar todo en su bloc de notas, de que todo eso se convertiría en un libro.

Muñoz ha aclarado que no se trata de una novela autobiográfica, sino de "trozos de vida" de muchas personas, un "retrato coral de la vida y milagros" de quienes poblaban su barrio en aquella época, en la que los niños jugaban en la calle con más imaginación que juguetes.

El autor ha explicado que escribir su primera novela no le ha resultado "difícil literariamente" aunque sí "técnicamente", por lo que ha tenido que recurrir a la "valiosísima asesoría" de Jokin Muñoz, tras lo que ha anunciado que seguirá escribiendo, una tarea que deseaba dejar para la jubilación.

Jokin Muñoz, autor de "Bizia lo" o "Hausturak", ha resaltado el "carácter universal" de la obra de su tío, cuyo costumbrismo puede trasladarse a otras ciudades como Barcelona, Lisboa o Londres.

Muñoz ha afirmado conocer muchas de las historias que el autor relata en el libro, que él escuchó en su propia infancia en las reuniones de su extensa familia, por lo que la novela le trae el recuerdo de "fantasmas familiares, olores, colores y voces".