Rafael Escuredo se aferra "al amor como redención de los episodios de nuestra memoria" en el libro 'Te estaré esperando'

Aboga por "no convertir la memoria histórica en un elemento determinante de nuestra vida"

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

El que fuera presidente de la Junta de Andalucía entre los años 1977 y 1984, Rafael Escuredo, se aferra "al amor como elemento de redención de los miedos y episodios de nuestra memoria que atormentan a los seres humanos en su nuevo trabajo literario 'Te estaré esperando', editado por el sello andaluz Almuzara.

En una entrevista concedida a Europa Press, el abogado confesó que con esta novela "cierra un ciclo sobre la memoria y el desencuentro" que abrió con 'Un sueño fugitivo', siguió con 'Leonor, mon amour', y que cierra con 'Te estaré esperando'.

Reiteró que la moraleja que de su último trabajo deja a los lectores es la vía del amor como "elemento de redención de la memoria de todo aquello que condicionó en nuestra infancia y nuestra juventud, nuestro futuro y que, de algún modo, viene con el tiempo a ser redimido por el amor".

'Te estaré esperando', que se presenta mañana en Sevilla, se enmarca "a caballo entre la memoria y la novela romántica", y se centra en las distintas miradas de los dos personajes centrales, que sufren una separación cuando eran jóvenes por motivos dispares, pero que en el reencuentro comprobarán cómo "el rescoldo del amor puede sobrevivir durante 30 años y reavivarse en la medida en que enterramos los demonios del pasado".

Escuredo, nacido en la localidad sevillana de Estepa, presentó al amor como "la pieza clave" de esta novela, una obra cuyo final trata de "conjurar los miedos de los personajes para que éstos puedan crecer como personas". De tal modo que, a medida que ellos "conjuran esos miedos, los personajes crecen, al contrario de lo que sucede cuando al no superar los miedos los personajes se veían imposibilitados de crecer y de encontrar el camino de la felicidad".

El escritor andaluz destacó la memoria como "base para el desarrollo del ser humano", pues, según él, ésta es "el pasado, los recuerdos y las emociones de unos personajes que viven anclado en ese pasado y en esa memoria individual".

Pese a considerar "la memoria como el elemento más real de la vida al ser el único que se puede analizar y observar con detenimiento", Escuredo resaltó que si las personas no son capaces de superar la memoria y se quedan anclados en el pasado será más difícil enfrentarse al futuro y en lugar de crecer, se verá disminuida las posibilidades de ser personas libres".

Recalcó que el análisis del pasado "hace mejor a las personas" y indicó que "en la medida en que se superen los handicaps que condicionaron las vidas en la juventud, así como, en la medida que seamos capaces de apartar esos episodios de nuestro pasado, las personar serán capaces de conjurar la memoria y situarla en el lugar que debe ocupar".

"RECORDAD, PERO NO REVIVIR"

Escuredo apuntó que dentro de la novela hay espacio para la novela histórica, señalando que lo mejor es "no olvidar y recordar los muertos y fantasmas de cada uno, pero no convertir el drama de la Guerra Civil española en un elemento determinante de nuestra vida". Del mismo modo, aseguró que "las personas tienen el derecho y casi la obligación de enterrar a sus muertos y sus propios fantasmas, pero no de revivir los dramas que nos impiden avanzar".

En este sentido, advirtió de que "la memoria no debe ser protagonista en la vida de nadie, pues en la medida en que se erigen en protagonista convierte a estos personajes en cautivos, incapaces de desarrollarse como personas y seres libres".

El principal problema que acecha al ser humano para desarrollarse, según Escuredo, es "el miedo", señalando "el miedo a la enfermedad, a perder el trabajo, a no reencontrarse con uno mismo, a aceptar nuestras limitaciones o que no son tan importantes ni tan valiosos como se creen". Aseveró que "en tiempos de crisis habría que abandonar el miedo y tener la valentía de enfrentarse al pasado, el elemento clave en la vida de las personas".

La obra literaria del escritor estepeño abarca desde la novela, la poesía o el ensayo, aunque, según él, se muestra más cómodo con el género novelístico, al que consideró como "un elemento de catarsis personal".

"CABREADO CON LA POLÍTICA"

Confesó ser un ciudadano "cabreado" con la política, pese a no pasar de ella, y consideró que "falta grandeza en la esfera política española". Además, afirmó que "piensa y actúa más en términos de sociedad que en términos políticos".

Escuredo "no se siente tan político" como algunos piensan, pues ha vivido una "pequeñísima parte de su vida en ella". Dijo que "esto se debe a que el periodo que le tocó vivir fue muy intenso y siempre le acompañará esa carga, muy a su pesar".

Concluyó apuntando que 'Te estaré esperando' es la novela que muchos lectores "esperaban de él", ya que tras las dos anteriores donde se producen un final de cierta "amargura y soledad", aquí se se da "la catarsis definitiva de los miedos y la soledad que acompañan a los personajes, con el objetivo moral de que la vida vale la pena sin tener que mirar hacia atrás, sino adelante que es lo que importa".

Escuredo, nacido en 1944, fue diputado y presidente de la Junta de Andalucía de 1977 a 1984. Ha compaginado en los últimos tiempos su carrera profesional con su pasión por la escritura. Ha publicado la novela 'Un sueño fugitivo', el poemario 'Un mal día', el libro de relatos 'Cosas de Mujeres' y el libro recopilatorio de sus artículos aparecidos en prensa 'Andalucía irredenta'. Con Almuzara ha publicado 'Leonor, mon amour', novela distinguida con el Premio Andalucía de la Crítica.