Argentina acoge una muestra de Guayasamín que denuncia dolor y miseria del s.XX

  • Buenos Aires, 6 abr (EFE).- El lugar donde funcionó la mayor cárcel ilegal de la dictadura argentina, el ex predio de la ESMA, acoge desde hoy una muestra del artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, quien supo expresar y denunciar a través de la pintura el dolor y la miseria sufrida durante el siglo XX.

Buenos Aires, 6 abr (EFE).- El lugar donde funcionó la mayor cárcel ilegal de la dictadura argentina, el ex predio de la ESMA, acoge desde hoy una muestra del artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, quien supo expresar y denunciar a través de la pintura el dolor y la miseria sufrida durante el siglo XX.

En el noventa aniversario del nacimiento del artista, las Madres de la Plaza de Mayo han querido celebrar conjuntamente sus 32 años de lucha trayendo a Buenos Aires la obra del artista, quien "pintó el dolor y el horror con belleza", explicó en la inauguración la presidenta de la Asociación de las Madres, Hebe de Bonafini.

"Haber traído aquí sus cuadros era un gran desafío, el que siempre hacemos las madres, de traer belleza y vida donde hubo muerte", un gesto que De Bonafini aplaudió en Guayasamín, de quien destacó "su calidez, su sencillez, su creatividad".

A través de sus pinturas, englobadas dentro del realismo social, Guayasamín quiso "herir, arañar y golpear en el corazón de la gente", con rostros marcados por el dolor, la pérdida y la miseria sufrida por el ser humano en el siglo pasado en todo el mundo.

En la muestra, los cuadros quedan combinados con frases del artista que llaman a la reflexión, como "Ciudades y países enteros son convertidos en cárceles donde los muros de la muerte y el miedo imponen el silencio", o "Esta sociedad es oscura, los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más tremendamente pobres".

El hijo del artista, Pablo Guayasamín, presente en la inauguración de la muestra, destacó la labor de las Madres de Plaza de Mayo, a quienes definió como "madres del mundo entero, de la juventud, de la esperanza, de la vida", y a las que agradeció el "maravilloso ejemplo que han dado al mundo con esa lucha permanente y desinteresada".

"Ustedes son la voz del Tercero Mundo", les dijo a las Madres, "y creo que mi padre estaba con ustedes por esa misma razón", reconoció el hijo del artista, quien aseguró: "estamos aquí con la frente en alto, buscando la paz, la esperanza y un mejor vivir para la Humanidad".

Por ello, le agradeció a su padre que con formas y colores supiera "cantar y llorar" a los pueblos, diciendo lo que éstos querían que se dijera de ellos, porque, a su juicio, "el artista es el que va por el mundo cantando las alegrías de los pueblos, pero también gritando desesperadamente cuando hay injusticias".

Unas injusticias que Guayasamín se empeñó en denunciar con su obra y que desde hoy denuncia también el Espacio Cultural Nuestros Hijos, ubicado dentro del predio donde funcionó la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro clandestino de detenciones de la dictadura (1976-1983).

Su directora, la cantautora Teresa Parodi, fue la encargada de inaugurar la muestra, que también se expondrá en Ecuador, Cuba y Estados Unidos, y alabó intensamente a Guayasamín, "este poeta del color, este artífice de la belleza, la bronca, el dolor y la lucha de los pueblos más despojados de la América profunda, este asombroso custodio de nuestra identidad más antigua y más actual".

El embajador de Ecuador en Buenos Aires, Wellington Sandoval, resaltó la virtud de su compatriota de "plasmar su humanismo en el óleo, tras aprender desde su niñez lo que representa la lucha diaria por la vida".

"Él supo representar la lucha diaria de todos los días del pobre por su existencia. No quiso aceptar la asimetría ni la injusticia social, y expresó taxativa y formidablemente el grito de protesta de los que estamos descontentos por inequidades de la vida", aseguró.

Pero para Sandoval lo más significativo de esta muestra es identificar el humanismo y la personalidad de Guayasamín con las Madres de Mayo, "la simbiosis existente entre los que creen en la solidaridad, en los derechos humanos y en la justicia".