Marruecos descubre el compromiso del fotógrafo Juan Rulfo

  • Rabat, 23 abr (EFE).- Una de las caras menos conocidas del escritor mexicano Juan Rulfo, su obra como fotógrafo, protagoniza en Marruecos un exposición itinerante que arroja pinceladas del compromiso social y con su país del autor de "Pedro Páramo".

Marruecos descubre el compromiso del fotógrafo Juan Rulfo

Marruecos descubre el compromiso del fotógrafo Juan Rulfo

Rabat, 23 abr (EFE).- Una de las caras menos conocidas del escritor mexicano Juan Rulfo, su obra como fotógrafo, protagoniza en Marruecos un exposición itinerante que arroja pinceladas del compromiso social y con su país del autor de "Pedro Páramo".

Paisajes de cruda aridez, rostros ajados y tradiciones indígenas son algunos de los ejes que vertebran esta muestra, una gran oportunidad para acercarse a la maestría de Rulfo, a quien la escritora Susan Sontag definió como "el mejor fotógrafo de América Latina", según el comisario de la exposición, Víctor Jiménez.

"El Rulfo fotógrafo ha tenido que abrirse paso tratando de escapar de la sombra del Rulfo escritor", reconoció a Efe Jiménez, quien también es presidente de la Fundación Juan Rulfo, en el Instituto Cervantes de Rabat, que alberga la muestra.

"Comenzó a fotografiar antes que a escribir, en los años treinta. En los cuarenta, aún pensaba en establecer de forma paralela las dos carreras pero su éxito le hizo dejar prudentemente su trabajo como fotógrafo", señaló.

El vínculo más profundo entre esas dos facetas es la historia de México, de la que Rulfo (1918-1986) siempre fue un gran conocedor y que se refleja en unas imágenes que intentan conservar la huella del tiempo.

Sin embargo, no hay que obcecarse con seguir el rastro del Rulfo escritor en su obra fotográfica.

Como explicó Jiménez, "la literatura y la fotografía tienen lenguajes autónomos, y su traducción no tiene sentido".

"La fotografía de Rulfo no ilustra su escritura y ésta no es el complemento narrativo de aquella", sentenció.

Las imágenes captadas por Rulfo, todas ellas en blanco y negro y generalmente en gran formato, se asoman a rincones deshabitados y ruinosos, casi oníricos, que reflejan la pasión que sentía el fotógrafo por los paisajes de su país.

Para Jiménez, éstas son fotografías que se alejan del México turístico, porque se demuestra un conocimiento muy profundo del país en las imágenes.

Como no podía ser de otra manera, uno de los grandes temas del autor de "El llano en llamas" es la población nativa mexicana, que se muestra de forma casi descarnada, con toda su dignidad, como recuerda Carlos Fuentes en uno de los textos del catálogo.

Según el embajador mexicano en Rabat, Porfirio Thierry Muñoz Ledo, "Juan Rulfo transmite la esencia del universo indígena, al que dedicó gran parte de su vida, tanto escritor como fotógrafo o antropólogo".

Son fotos duras y ásperas en las que el autor se acerca "a ese pueblo que nadie escucha (...) porque Rulfo no es nada grato para los Gobiernos mexicanos, especialmente para el actual", aseveró Jiménez.

La exposición permanecerá en Rabat hasta el próximo 25 de mayo, cuando dejará la capital marroquí para pasar a exhibirse en los institutos Cervantes de Tánger, Tetuán y Marraquech, antes de viajar a Lisboa el próximo 23 de septiembre.

Pero antes de abandonar Marruecos, la muestra pretende dejar en el aire la pregunta final que, según Jiménez, flota sobre las fotografías de Rulfo: "¿Dónde está la fuerza que causa nuestra miseria?".