Silos acoge una instalación sonora de Susan Philipsz basada en la Salve Regina

  • Santo Domingo de Silos (Burgos), 9 mar (EFE).- La sala de exposiciones del monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos), que ha acogido múltiples exposiciones de pintura y escultura, ofrece la instalación sonora "hazte ver", de Susan Philipsz, basada en la "Salve Regina", un canto gregoriano que escuchó en su primera visita a esta abadía benedictina.

Silos acoge una instalación sonora de Susan Philipsz basada en la Salve Regina

Silos acoge una instalación sonora de Susan Philipsz basada en la Salve Regina

Santo Domingo de Silos (Burgos), 9 mar (EFE).- La sala de exposiciones del monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos), que ha acogido múltiples exposiciones de pintura y escultura, ofrece la instalación sonora "hazte ver", de Susan Philipsz, basada en la "Salve Regina", un canto gregoriano que escuchó en su primera visita a esta abadía benedictina.

Esta nueva manifestación artística, que se podrá escuchar en el monasterio hasta el 3 de mayo, supone, en palabras del abad, Clemente Serna, un cambio "muy importante" con respecto a otras iniciativas culturales que ha acogido la sala de exposiciones basadas fundamentalmente en el "arte visual".

Clemente Serna, en declaraciones a Efe, ha destacado que es una actividad "muy diferente" que supone un cambio "sustancial" sobre lo realizado hasta ahora, aunque ha resaltado que la música es una actividad artística digna de ser destacada.

Bajo el auspicio del Centro de Arte Reina Sofía y el patrocinio de Caja Círculo, "hazte ver" surgió de las audiciones que la artista irlandesa realizó de los cantos gregorianos de los monjes, durante su primera visita a este monasterio burgalés de fama internacional.

Al contrario que en otras exposiciones más convencionales de pintura, escultura o incluso de cómics, en esta ocasión, la sala de exposiciones de la abadía de Silos aparece vacía, casi en penumbra, y sólo con la tenue luz que penetra por sus ventanas laterales.

Los visitantes pueden escuchar la canción, compuesta expresamente para ser escuchada en este contexto, y con la esperanza de que "les impacte y les llegue al alma", según ha explicado la propia artista.

El canto, según detalla Susan Philipzs, trata de reflejar una voz que se eleva como un pájaro hacia el cielo azul.

En su composición, Philipsz tiene en cuenta todas las figuras aladas que la artista observó durante sus visitas al monasterio, como son las tallas de aves heráldicas en el claustro; los pájaros dormidos en el antiguo ciprés del patio o los buitres revoloteando alrededor del santuario y del paraje natural de la Yecla, muy cercano a Silos.

De hecho, la artista reconoce que, durante estos días que ha estado en la abadía, no ha resistido la tentación de volver en repetidas ocasiones a la Yecla para observar en este paraje natural a los buitres volar por el entorno.

Susan Philipsz destaca el impacto que le causó el ciprés del claustro románico con centenares de pájaros cantando al unísono y los buitres sobrevolando en círculos por encima del desfiladero rocoso de la Yecla.

Clemente Serna deja claro que la abadía de Silos, "siempre que el artista ofrezca una novedad", acogerá este tipo de iniciativas que reconoce son "menos convencionales" pero "siempre sugerentes y de calidad".

El director del Centro de Arte Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, ha destacado que tras una primera fase de exposiciones de arte visual, se ha optado por introducir nuevas manifestaciones artísticas, pero siempre manteniendo la intención de que los artistas visiten la abadía y creen algo específico para ella.

Philipsz canta sin acompañamiento y la grabación que se escucha en la sala de exposiciones de Silos no oculta el sonido de la respiración entre sus frases, ni las pausas, en ocasiones de varios segundos, que dan a la pieza un tono personal e íntimo.

Según se recoge en el catálogo de la exposición, dentro de la trayectoria de la artista, "hazte ver" es una obra "excepcional" que ofrece una metáfora visual de gran riqueza evocadora, que unida al estribillo religioso pretende suscitar una representación en la mente del espectador que la escucha.

Susan Philipsz nació en Glasgow en 1965 y en la actualidad vive y trabaja en Berlín. En esta última década su obra se ha exhibido tanto en exposiciones individuales como en colectivas en Europa y Norteamérica.

En los últimos años la artista ha creado un gran número de trabajos basados en la voz, en la mayoría de las ocasiones la suya propia, que ha sido insertada en una amplia variedad de contextos y situaciones.