Una exposición muestra en San Sebastián las caras de los Derechos Humanos

  • San Sebastián, 17 abr (EFE).- Las diferentes caras de los Derechos Humanos, o de su vulneración, marcan la línea argumental de una exposición colectiva, que firman fotógrafos de prensa guipuzcoanos y que permanecerá abierta hasta el 30 de abril en la Biblioteca Central de San Sebastián.

Una exposición muestra en San Sebastián las caras de los Derechos Humanos

Una exposición muestra en San Sebastián las caras de los Derechos Humanos

San Sebastián, 17 abr (EFE).- Las diferentes caras de los Derechos Humanos, o de su vulneración, marcan la línea argumental de una exposición colectiva, que firman fotógrafos de prensa guipuzcoanos y que permanecerá abierta hasta el 30 de abril en la Biblioteca Central de San Sebastián.

Son en total quince imágenes de gran tamaño las que se exhiben en esta muestra, producida por el VII Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián y presentada hoy en rueda de prensa.

Las fotografías forman parte de grandes paneles y cada una está acompañada por un texto, ya que la intención de los organizadores era plantear algo que fuese "más allá" de una mera exposición de imágenes para proponer al observador una reflexión sobre la realidad social, ha explicado el comisario de la muestra, Íñigo Royo.

Justy García Koch, Gema Arrugaeta, José Mari López, Íñigo Ibáñez, Josune Martínez de Albéniz, Amaia Zabalo, Nagore Iraola, Ander Gullenea, Isabel Azkarate, Sara Santos, Javier Hernández, José Usoz, Laura 10 m, Jesús Uriarte y el fotógrafo de la Agencia Efe Juan Herrero son los autores de las obras expuestas, que en un futuro podrían rotar por otras salas de Guipúzcoa.

El mundo de los "okupas" lo capta desde dentro de una vivienda Martínez de Albéniz; en otra casa, un caserío de muros de piedra y grandes vigas, Gema Arrugaeta hace una metáfora de las mujeres maltratadas.

García Koch se sirve de un montaje, en el que varios hombres idénticos cubren su cabeza con una bolsa de papel, para hablar de la uniformidad y de la ceguera con la que miramos el mundo, mientras que Íñigo Ibáñez recoge la imagen de una mujer de 87 años que aprieta un cigarrillo con los labios.

El terrorismo también es objeto de esta exposición, en la que José Mari López ha fotografiado al ex activista del IRA Pat Magee y a la hija de un político inglés al que asesinó en 1984, los cuales han iniciado el camino de la reconciliación con la organización "Construyendo puentes para la paz".

En el lado opuesto a la esperanza, se sitúa la imagen de Javier Hernández, que muestra desde un plano cenital los ramos de flores que quedaron en una calle vacía de Arrasate, mojada por la lluvia, tras el homenaje al ex edil socialista Isaías Carrasco al cumplirse el pasado mes de marzo un año de su asesinato a manos de ETA.

"Oscuro", "tremendo" o "duro" son algunos de los adjetivos con los que Royo ha definido estas fotografías, que tienen su contrapunto "más alegre y festivo" en la de Juan Herrero, que muestra a unos niños bañándose en un estanque ante la mirada de otros sentados en unas escaleras, a la que acompaña el texto del artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que recuerda que todos nacemos "libres e iguales en dignidad y derechos".

Y entre todas, la única imagen que no tiene palabras, la de Jesús Uriarte, cuyo objetivo se detiene en una patera vacía, varada en la orilla de una playa solitaria y anónima.