PP pide dimisiones de Marcano y Perojo por la falta de "moral, ética y estética" en el alquiler del Museo de Prehistoria

Diego cree que Revilla debería pedir perdón por "mentir" en el Parlamento y defender una operación que "enriquece" a un compañero SANTANDER, 13 (EUROPA PRESS) El presidente del PP cántabro, Ignacio Diego, pidió hoy que el consejero de Cultura y el alcalde de Medio Cudeyo, Francisco Javier López Marcano y Juan José Perojo, dimitan por la falta de "moral, ética y estética" en el contrato de alquiler del local de la avenida de Los Castros en el que se instalarán parte de los fondos del Museo de Prehistoria. Según Diego, "si queda un mínimo de decoro tendrían que producirse dimisiones" y, además, el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, debería acudir al Parlamento a "pedir perdón" por "mentir" y por "haber querido engañar" sobre el proceso de adjudicación del alquiler con datos "incompletos". "Despilfarrar dinero público es malo, despilfarrarlo para favorecer a un amigo peor y justificarlo con mentiras y verdades a medias mucho peor aún", sentenció el líder de los 'populares' cántabros en rueda de prensa. En su opinión, el presidente cántabro, "por ética y por estética, no puede defender esta operación que enriquece a un compañero". Ahora bien, Diego reconoció que si Revilla "mintió" en el Parlamento fue porque el consejero de Cultura, que es quien "maneja todo el expediente", le informó "inadecuadamente". Esa "mentira" que denuncia el PP radica en las ofertas que, según Revilla, se presentaron también para el alquiler del local. Diego aseguró que esas ofertas no figuran en el expediente que se remitió al Parlamento y prefirió no preguntarse "de dónde han salido". Además, resaltó que están fechadas "meses después" de un informe de la Dirección General de Cultura, de enero del año 2006, favorable al alquiler del local de la avenida de Los Castros y por el que se iniciaba ya la tramitación de ese alquiler. Por tanto, según Diego, fue una adjudicación "a dedo" y no por concierto directo, ya que no se publicó el anuncio en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) y la prensa local como exigiría el concierto directo. "No hay expediente adecuadamente realizando al respecto", apuntó. Sin embargo, el presidente del PP no habla de delito en la adjudicación, sólo de falta de ética. "¿Es delito? Yo no lo he dicho. ¿Se ajusta a la ética? No", añadió. De todas maneras, la asesoría jurídica del partido examinará si el contrato se ajusta a la legalidad. SIN RECATO POLÍTICO En palabras de Ignacio Diego, lo sucedido con el alquiler de este local es un "escándalo político enorme" porque el consejero va a "canalizar" más de dos millones de euros de dinero público "hacia un alto cargo de su partido", el alcalde de Medio Cudeyo que, por su parte, se lo va a "embolsar sin ningún recato político". En concreto, el líder del PP dice que Perojo se beneficiará de los 800.000 euros que recibirán en concepto de alquiler durante los ocho años de contrato, y de 1,4 millones de euros que el Gobierno regional invertirá en arreglos que después quedarán "en beneficio" del propietario, de forma que tras comprar Perojo el local por 300.000 euros, lo va a amortizar con más de dos millones. "Ni el famoso Madoff daba tanta rentabilidad a sus clientes como Revilla a sus amigos", ironizó el presidente del PP en Cantabria. INCONVENIENTE E INNECESARIO Para Diego, es "grave que en plena crisis económica un alto cargo del PRC se vaya a llevar cada mes a casa 8.000 euros de todos los cántabros agraciado por Marcano y Revilla". Pero, a su juicio, es más grave aún porque ese alquiler es "absolutamente inconveniente" e "innecesario", ya que el museo debería instalarse "sin ser troceado" en el antiguo archivo histórico regional que va a quedar libre en la calle Gravina o en el nuevo Archivo Provincial, ubicaciones "adecuadas, dignas y por encima de todo gratis", donde estaría "mucho mejor". El presidente del PP lamentó por último que Cantabria tiene un Gobierno "clientelista, 'manirroto' y sectario que sólo protege de la crisis a los suyos", como Juan José Perojo, que "ya se puede echar a dormir porque durante ocho años va a estar cobrando 8.000 euros al mes". "Esto son amigos y los demás cuentos. Esto es el 'revillismo'. En cualquier democracia normal esto produciría ceses y dimisiones", concluyó.