¿Qué es el microblogging?


Si el blogging consiste en escribir en blog una serie de anotaciones ordenadas cronológicamente, el microblogging es básicamente lo mismo pero haciéndolo con textos extremadamente cortos, casi del tamaño de un SMS. Esta variante a modo de mini-blogs comenzó a popularizarse hacia mediados de 2006. En el mundo de comunicaciones rápidas que nos rodea, hay quien lo considera más práctico que escribir largos párrafos contando historias. A veces una o dos simples frases permiten transmitir más fácilmente las ideas.

El microblogging no es solo una cuestión de mensajes cortos que se van guardando en una especie de diario personal o página de life-streaming (donde cada cual cuenta su vida en una especie de «corriente de mensajes vitales»): también existen servicios para hacer microblogging con audio, fotos o vídeos, al igual que en los blogs. Muchos permiten además actualizar la cuenta y recibir mensajes de otros usuarios a través de teléfono móvil.

Algunos de los servicios más populares de microblogging son estos:

  • Twitter. Es el servicio por excelencia que popularizó el microblogging. Con millones de usuarios actualmente, se basa en la idea de responder a la pregunta «¿qué estás haciendo ahora mismo?» aunque en realidad cada usuario lo utiliza para fines distintos. Permite publicar los mensajes en abierto o para el grupo de amigos elegido. A pesar de haber atravesado por innumerables dificultades técnicas, se ha afianzado como uno de los servicios más populares de este campo.
  • Tumblr. Uno de los servicios de microblogging multimedia, que permite contar con una página bastante personalizable en la que subir textos o fotografías con gran facilidad. Mucha gente lo utiliza como alternativa a abrir un blog convencional, básicamente por su sencillez.
  • Jaiku. Otra variante de servicio de microblogging de texto con alguna funcionalidad adicional como el envío de imágenes y la creación de una «corriente de actividad» que permite saber qué cosas está haciendo el usuario en la Red en cada momento.

Prácticamente todos los servicios de este tipo son gratuitos y tienen funcionalidades similares: añadir amigos a los que «seguir» para estar en contacto, personalizar la cuenta con una foto o cambiando los colores e imágenes del fondo, asociar cuentas de otros servicios para añadir automáticamente fotos, vídeos o la música que se está escuchando… Algunos ofrecen incluso variantes para empresas en las que crear grupos de trabajo para estar en contacto permanente.