La Generalitat presupuesta un plan para equilibrar la oferta cultural en el territorio

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Cultura de la Generalitat está presupuestando el Plan de Equipamientos Culturales según el cual en los próximos 10 años la oferta cultural estará equilibrada en todo el territorio catalán gracias a una red de equipamientos culturales básicos, tales como bibliotecas, teatros y museos.

El conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, concretó este plan al término de un almuerzo-coloquio en la Llotja de Mar, sede de la Cámara de Comercio de Barcelona. Calculó que la inversión total para ponerlo en marcha asciende a 1.600 millones de euros, la mitad aportada por la Generalitat y la otra mitad por los entes locales.

El Govern aprobará "pronto" este plan en condición de Plan Territorial Sectorial, aseguró Tresserras, cuya viabilidad económica "no tiene que ser tan difícil si llega a buen puerto" la negociación de la financiación.

El plan será un "libro blanco" para que la Generalitat tenga un criterio para organizar el apoyo al mundo local, pero serán los municipios los que decidan sus necesidades culturales y gestionen sus equipamientos.

En todo caso, el Govern cofinanciará las carencias de los municipios que le constan en un inventario que se acaba de realizar en función de la demografía y la capitalidad comarcal y accesibilidad --que todos los catalanes tengan como máximo a media hora de distancia un equipamiento cultural básico--.

Así, los municipios de menos de 3.000 habitantes deberán tener al menos un centro cultural básico (biblioteca filial y/o centro cultural) y los de más de 50.000, un archivo municipal, una biblioteca central urbana, un centro cultural polivalente, un espacio escenomusical y un espacio de artes visuales. Entre estos dos casos se abre todo el abanico de combinaciones en función de los habitantes de cada municipio.

Tresserras consideró "de estricta necesidad democrática" garantizar el acceso de calidad e igualitario a fuentes de información del conocimiento porque, además, Catalunya tiene que avanzar hacia la sociedad del conocimiento, en la que la cultura es el epicentro y "la clave" para que Catalunya "pueda soñar ser cualquier cosa en el futuro".