Daniel Samper dice que el lenguaje se transformará porque ha cambiado la realidad

  • San Millán de la Cogolla (La Rioja), 7 may (EFE).- El periodista y académico de la Lengua de Colombia Daniel Samper ha llamado hoy la atención sobre la "discriminación a sí mismas" que algunas mujeres realizan al hablar o escribir, aunque considera que "el lenguaje se transformará, porque ha cambiado la realidad social".

Daniel Samper dice que el lenguaje se transformará porque ha cambiado la realidad

Daniel Samper dice que el lenguaje se transformará porque ha cambiado la realidad

San Millán de la Cogolla (La Rioja), 7 may (EFE).- El periodista y académico de la Lengua de Colombia Daniel Samper ha llamado hoy la atención sobre la "discriminación a sí mismas" que algunas mujeres realizan al hablar o escribir, aunque considera que "el lenguaje se transformará, porque ha cambiado la realidad social".

Samper, jefe de sección de "El Tiempo" de Bogotá y fundador de Cambio 16 en su país, ha participado hoy en la segunda mesa redonda del congreso "Mujer y lenguaje en el periodismo en español", que organizan la Fundeu BBVA y la Fundación San Millán en San Millán de la Cogolla.

Esta mesa redonda ha reunido a los periodistas colombianos Daniel Samper y Yolanda Reyes, al español Magi Camps, a la lingüista María Elena González, al profesor universitario de Comunicación Juan Plaza y al traductor Ibai Aramburuzabala.

Todos ellos han abordado, desde diferentes puntos de vista, tres cuestiones: "si hablan igual los hombres y la mujeres", si "los y las periodistas escriben igual" y si "hablan los periodistas igual para los hombres y para las mujeres".

Al referirse, en general, a estas cuestiones, Samper ha afirmado que aunque hay mujeres que pretenden "reducir la discriminación", en muchos casos "son ellas las que se discriminan a sí mismas" en el lenguaje.

Como ejemplo de ello ha mencionado la "resistencia" a usar sustantivos femeninos para profesiones "prestigiosas" como "médica o ingeniera", porque "son profesiones que la mujer ha conquistado tarde y parece que hablar así quita prestigio" algo que no ocurre "con oficios humildes" como los de "camarera, panadera o dependienta".

También ha asegurado que las mujeres rechazan al hablar "sustantivos usados en femenino que proceden de uno común a los dos géneros", como en el caso de "poetisa".

Y como tercer "caso" de aspectos discriminatorios hacia la mujer que ha observado en el lenguaje femenino ha puesto el "calcar el lenguaje masculino, reproducir tacos que no son propios de la mujer -huevos o boludo- porque quieren ser tan visibles como el hombre".

No obstante ha considerado que "el lenguaje se transformará" porque "la realidad social se ha transformado" y porque "las mujeres no tienen porqué aceptar estas cuestiones".

El responsable lingüístico de La Vanguardia, Magi Camps, ha recordado que "ahora hay pocas mujeres en puestos de dirección en las redacciones, pero hace diez años no había ninguna".

A pesar de ello cree que el papel de la mujer "ha sido determinante" para cambios en la prensa -y en su periódico- para "buscar otros enfoques y otras perspectivas".

También cree que aunque las mujeres "alcen la voz por el tono sesgado de algunas informaciones" los hombres "pueden y deben defender la inclusión de la mujer en el discurso informativo".

Sobre el trato de género en la prensa actual, ha considerado que "la prensa seria" ha mejorado y "en general" ya se nombra a las mujeres por su apellido, "como a los hombres", y sin el artículo "la" delante, "aunque veamos expresiones como 'la Bruni', como si fuese una folclórica".

"Pero en donde los hombres se llevan la palma es en las descripciones, al utilizarse expresiones como la de una cantante de poderosas caderas, pero nunca la de un tenista de glúteos prietos".

La escritora y columnista colombiana Yolanda Reyes ha considerado que las mujeres aportan "otra versión" al relatar o al opinar y ofrecen "otra perspectiva sobre la vida particular".

"Todos necesitamos historias, los hombres y las mujeres y el ser mujer no significa que la versión va a ser siempre la misma", ha defendido, y ha reclamado "dar más importancia a la imaginación" e incluso "ofrecer una versión andrógena" de los textos.