Galmés niega una imposición del catalán y afirma que cada centro arbitra medidas que "cree oportunas" en base a la Ley

La consellera responde al ministro Ángel Gabilongo, que afirmó que no puede haber "imposición" de lenguas en el patio de los colegios

PALMA DE MALLORCA, 23 (EUROPA PRESS)

La consellera de Educación y Cultura del Govern, Bàrbara Galmés, negó hoy que exista en la actualidad una imposición de la lengua catalana en los centros escolares, después de que el ministro del ramo, Ángel Gabilondo, se haya mostrado contrario a la "imposición" de lenguas en el patio de los colegios. Al contrario, la consellera aseveró que cada escuela arbitra las medidas que "cree oportunas" para fomentar el catalán en base a la Ley.

Así lo manifestó hoy en declaraciones a Europa Press, en las que aseveró no creer "que haya ninguna imposición" e indicó que cada Comunidad Autónoma tiene su normativa en materia lingüística. Así, en el caso de Baleares aludió a lo establecido en la Ley de Normalización Lingüística y el Estatut d'Autonomia, en base a cuyos preceptos los centros educativos tiene sus propios proyectos en este sentido.

"Cada centro tiene sus proyectos lingüísticos aprobados por consejo escolar", incidió Galmés al respecto, manifestando además que "si se fomenta el aprendizaje de una lengua se hace en todos los ámbitos", pero, matizó, "no se impondrá en qué idioma manifestarse". "E insistir en esto son sólo ganas de crear polémica", espetó la titular de Educación.

Galmés realizó estas declaraciones después de que Gabilondo recordase el pasado martes que conocer la lengua "es un deber y el derecho a usarla, un derecho constitucional". En este sentido, matizó que existen "indicaciones" respecto a la convivencia de lenguas en las aulas, pero no "una persecución" de quien está hablando, de lo que está hablando y cómo está hablando en el patio.

Además, el ministro del ramo calificó de "auténtico disparate" la posibilidad de que en cualquier Comunidad Autónoma no se conociera la lengua española "adecuadamente". "Hay que crear un proceso de formación que garantice que todos los que están en España, estén donde estén, tienen el deber de conocer la lengua española y, por lo tanto, derecho a usarla", apuntó.