Las quejas que recibió el Defensor del Pueblo de Navarra aumentaron un 45 por ciento en 2008

Las principales causas de queja fueron el funcionamiento de la Administración, la función pública y bienestar social

PAMPLONA, 28 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Pueblo de Navarra, Francisco Javier Enériz, presentó esta mañana ante el pleno del Parlamento de Navarra el informe anual de su actividad correspondiente al ejercicio 2008, del que destacó un aumento del 45 por ciento en el número de quejas recibidas con respecto al año anterior, hasta situarse en un total de 667.

Francisco Javier Enériz explicó ante los parlamentarios que este incremento se debe, fundamentalmente, a una campaña de difusión emprendida para hacer más conocida la institución entre los ciudadanos. Además, avanzó que en lo que va de 2009 se estima ya un aumento del 37 por ciento.

En su intervención en el pleno, el Defensor del Pueblo señaló que "no puede afirmarse que falle ningún sistema público esencial en Navarra" y añadió que "en todos ellos hay cosas que se pueden mejorar con mayor o menor profundidad, pero se observa un funcionamiento que garantiza de manera suficiente, y en algunos casos muy satisfactoria, los derechos constitucionales de los ciudadanos que viven o pasan por Navarra".

En relación con las causas que motivaron las quejas en 2008, el mayor número fueron motivadas por el deber legal de las Administraciones públicas de informar a los ciudadanos, resolver en plazo establecido solicitudes y recursos presentados, y atender el derecho a recibir un trato respetuoso y cortés. En esta materia se presentaron el 11 por ciento de las quejas, frente al 4 por ciento del año anterior.

En segundo lugar, la materia en la que más quejas se formularon fue la función pública, tanto en lo relativo a cuestiones de ingreso como del régimen jurídico que les es de aplicación. El porcentaje de quejas por esta causa se redujo del 12 al 10 por ciento.

El tercer bloque de quejas se debió a cuestiones de bienestar social (9 por ciento frente a 11 por ciento del año anterior), en concreto, a temas que atañen a la necesidad de atención y protección a las personas mayores y a discapacidad.

En este sentido, el Defensor del Pueblo afirmó que ha prestado especial atención al cumplimiento de la Ley de Dependencia y ha comprobado que, "en Navarra, a diferencia de lo que ocurre en la mayor parte de las Comunidades Autónomas, la aplicación de la Ley de Dependencia ha generado muy pocas quejas, lo que demuestra su adecuada aplicación".

SISTEMA SANITARIO

Por otra parte, el número de quejas relativas a la sanidad se mantiene en el mismo porcentaje que el año precedente, 7,5 por ciento, y se refieren a la falta de inclusión de determinadas prestaciones sanitarias en el catálogo de servicios públicos, a problemas derivados del transporte sanitario, la atención médica de alguna urgencia, los derechos de los usuarios del sistema sanitario, y la negativa de la Administración sanitaria al reintegro de gastos en algún caso.

En este punto, el Defensor explicó que estas quejas son "casos individuales que no demuestran en modo alguno un deficiente funcionamiento del conjunto de un servicio público tan sensible para todos, lo que no obsta para introducir las mejoras necesarias".

Francisco Javier Enériz siguió desgranando las causas que motivaron las quejas para explicar que la vivienda se situó en quinto lugar (7,5 por ciento en 2008 frente a 8,5 en 2007), con cuestiones que hacían referencia a la adjudicación de viviendas protegidas en régimen de propiedad y sobre las ayudas económicas a la adquisición, alquiler o rehabilitación de vivienda, así como sobre algunos aspectos del baremo para la adjudicación de las VPO.

BILINGÜISMO

Además, el Defensor advirtió de un "incremento notable" en las quejas relacionadas con bilingüismo o relacionadas con el vascuence. En concreto, se presentaron 37 quejas, que pasaron a representar un 5,7 por ciento del total, cuando en 2007 sólo se registraron 3 quejas en esta materia.

La razón principal de este incremento, según explicó Enériz, se debe a la remisión por parte de la Fundación Behatokia, que realiza una función de observatorio de los derechos lingüísticos sobre el euskera, de las quejas que recibe sobre la posible vulneración del derecho de los ciudadanos a relacionarse en esta lengua con las Administraciones Públicas de Navarra.

Las quejas presentadas versaban, en su gran mayoría, sobre el uso del euskera en la zona mixta, en especial sobre la dificultad para garantizar el derecho legal de los ciudadanos a dirigirse a la Administración en vascuence.