Los candidatos catalanes ven más factible el catalán en el Vaticano que en Bruselas

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

Los candidatos catalanes a las elecciones europeas consideran más factible que el Papa use el catalán en la bendición 'Urbi et Orbi', a que esta idioma sea oficial en las instituciones comunitarias, una reivindicación que los partidos nacionalistas recogen de nuevo en sus programas electorales.

Aunque ideológicamente muy apartados, Ramon Tremosa (CiU) y Oriol Junqueras (ERC), en un extremo, y Aleix Vidal-Quadras (PP) y Miguel Durán (Libertas), en el otro, se mostraron convencidos de que el Papa Benedicto XVI empleará algún día el catalán en sus alocuciones, y en especial si visita Montserrat, apuntó Durán.

Por el contrario, el representante de ICV, Raül Romeva, consideró que el catalán debería usarse tanto en el Vaticano como en Bruselas, pero no se atrevió a vaticinar "qué será primero", mientras que Maria Badia (PSC) no quiso pronunciarse y dijo que, "más que adivinar", le gustaría que el catalán estuviera en Bruselas.

En declaraciones a Europa Press, Junqueras consideró "del todo verosímil" que Benedicto XVI rompa con la 'doctrina' de Juan Pablo II y se convierta en el primer Papa que emplee el catalán en la bendición que se realiza desde el balcón de la Basílica de San Pedro dos veces al año: el Domingo de Resurrección y el día de Navidad, 25 de diciembre.

Con mayor ahínco, el nacionalista Tremosa pidió al Papa un "poco de sensibilidad" hacia el catalán, especialmente si se tiene en cuenta que en la última bendición el pontífice empleó 63 idiomas, entre ellos el castellano, el francés, el alemán y el inglés, y otras minoritarias como el eslovaco, el lituano, el letón y el luxemburgués.

El candidato Miguel Durán aprovechó el tema para lanzar una puya a los nacionalistas: "Cuando el Papa habla en tantos idiomas, la gente tiene que entender que no domina tantos idiomas, sino que lo hace a nivel simbólico. Yo no sé si los que pretenden el uso del catalán en Europa lo hace a nivel puramente simbólico; me parece que no".

Muy al contrario, Junqueras consideró que lo determinante es lograr la independencia de Catalunya, porque eso implicaría que el catalán fuera lengua oficial en Bruselas y, de rebote, en la Santa Sede.