NaBai, satisfecha por la decisión del Supremo de anular varios artículos del Decreto sobre euskera

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

La parlamentaria de Nafarroa Bai María Luisa Mangado expresó hoy su "satisfacción" por la sentencia del Tribunal Supremo que desestima un recurso del Gobierno foral y confirma la anulación de varios artículos del Decreto Foral 29/2003 sobre utilización del vascuence en las Administraciones Públicas de Navarra.

María Luisa Mangado señaló en un comunicado que "la decisión del Tribunal Supremo ha dejado en evidencia a un Gobierno de Navarra capaz de llegar hasta donde sea necesario con tal de desfavorecer al euskera, manteniendo durante años en vigor una normativa que no sólo atenta contra los derechos lingüísticos de la ciudadanía, sino que además, va en contra de la propia ley del euskera, impulsada por ellos mismos".

La parlamentaria de NaBai afirmó que, "si ya de por sí la ley del euskera es limitada e insuficiente, no cabe duda de que la aplicación de los artículos anulados dentro del Decreto 29/2003 es una aberración contra la lengua y el patrimonio de todos los navarros".

Mangado consideró que "el Gobierno de Navarra demostró su verdadera cara al interponer este recurso, por lo que ahora cabe preguntarse qué repercusiones y qué coste político y económico va a tener esta decisión judicial, tras haberse retrasado desde el Ejecutivo durante cinco años la aplicación de la decisión del TSJN de anulación de los artículos restrictivos para el uso del euskera".

Asimismo, Mangado preguntó al Gobierno "qué cantidad de puestos de trabajo han sido designados en base a esos artículos que se han demostrado que van contra la ley y las consecuencias que tendrá esta pésima actuación en materia de política lingüística".

Finalmente, la parlamentaria de NaBai expresó su rechazo tanto al Decréto Foral como a la ley del vascuence, por considerar que representan "una normativa que desprecia los derechos lingüísticos de los ciudadanos y trata a los navarros de determinadas zonas de esta Comunidad como ciudadanos de segunda".