Vázquez (BNG) lamenta que el "consenso" de la Xunta sea la "segregación" del alumnado en "apartheids" lingüísticos

Considera que el nombramiento de Lorenzo representa "una imposición con vaselina" del nuevo decreto del gallego

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 (EUROPA PRESS)

El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, lamentó hoy que la Xunta responda a la manifestación en defensa del idioma del 17 de mayo --con más de 20.000 asistentes según la Policía Nacional y más de 50.000 según A Mesa-- con la "segregación" del alumnado según su idioma en "apartheids lingüísticos" y la "vía de la prepotencia" con el anuncio de la derogación del actual decreto del gallego.

Así, tras la rueda de prensa que celebraron ayer el titular de Educación, Jesús Vázquez Abad, y el secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, en la que dejaron abierta la posibilidad de estudiar la segregación del alumnado por criterios idiomáticos, el portavoz nacional del BNG consideró que el nombramiento de Lorenzo --antiguo colaborador en la Xunta del bipartito-- evidencia "una imposición con vaselina" del nuevo decreto que regulará el uso del gallego en la enseñanza.

"El problema no es la persona que se pone en el mando, sino la política que desarrolla", señaló Guillerme Vázquez. A su vez, destacó que la manifestación del domingo fue un "primer paso masivo" y una muestra de que "gran parte de la sociedad quiere vivir en gallego y está dispuesta a hacer retroceder" las políticas de la actual Xunta en este ámbito.

Por ello, abogó por "recuperar el consenso que rompió el PP antes y después" del 1 de marzo y recomendó a la Xunta que "no se puede hacer una política basada en los sectores más extremistas del electorado" ya que "existen votantes del PPdeG que sí quieren" el gallego.

Ante las llamadas al "consenso" del Gobierno autonómico de cara a la aprobación del nuevo decreto del gallego que sustituirá al vigente 124/2007, Vázquez aclaró que "el primer paso será no derogar" la norma actual ya que "estaba y sigue estando avalado".

Finalmente, exigió "dar respuesta a los textos que ya existen" como el Estatuto de Autonomía en lugar de hacer "declaraciones constantes de amor" e "imponer" el programa electoral, además de abogar por "una igualdad real" entre ambas lenguas y no "una imposición" . "Yo nunca le di una patada en los dientes --a nadie-- por hablar español", ironizó.

INCIDIR EN LOS CONCELLOS

Por su parte, el presidente de A Mesa, Carlos Callón, celebró hoy una reunión con Guillerme Vázquez acompañado de la secretaria xeral de la entidad, Iria Taibo, y su vicepresidente, Fran Rei, que Callón enmarcó en un "proceso de diálogo" con diferentes organizaciones ante la "necesidad de continuar con la movilización en defensa del gallego" del pasado domingo en Santiago.

Así, explicó que ambas entidades --A Mesa y BNG-- colaborarán en "un auténtico proyecto de revitalización de la lengua en los ayuntamientos" para "garantizar los derechos" de los hablantes en gallego "sin ir contra nadie".

Por ello, recordó que "el gallego une y Feijóo, lamentablemente, separa" y acusó al PPdeG de "romper el consenso lingüístico" y de "levantar la bandera del odio respecto al idioma".

Asimismo, destacó que "ya casi 700 entidades" presentaron su adhesión al manifiesto en defensa del gallego y pidió al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que "pida disculpas y se retracte" por decir "que los 50.000 manifestantes del domingo querían imponer" el idioma.

Finalmente, el portavoz nacional del BNG valoró la "valentía demostrada" de A Mesa pola Normalización Lingüística tras afirmar que se dará "de alta como socio" de esta entidad y avanzar que mantendrán "reuniones fluidas" tanto con esta como con otras organizaciones.