Zapatero defiende la misma protección para el castellano y las lenguas cooficiales

  • Madrid, 26 may (EFE).- El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido hoy el "equilibrio" de su política lingüística, que protege por igual a todas las lenguas del Estado y que se sitúa entre los que creen que el castellano está "prohibido" y los que piensan que las cooficiales están "marginadas".

Madrid, 26 may (EFE).- El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido hoy el "equilibrio" de su política lingüística, que protege por igual a todas las lenguas del Estado y que se sitúa entre los que creen que el castellano está "prohibido" y los que piensan que las cooficiales están "marginadas".

Así ha respondido Zapatero en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado a la pregunta del portavoz del PNV Joseba Zubia, quien le ha cuestionado sobre el balance que puede hacer al día de hoy en relación con su compromiso de impulsar el plurilingüismo.

Pese a que ha reconocido que "queda camino por recorrer" y que la protección del plurilingüismo es "susceptible de ser perfeccionada", el presidente del Gobierno ha subrayado que también se ha avanzado y que su Ejecutivo se encuentra en una "senda razonable" para cumplir con el espíritu y el mandato constitucional.

Y es que este perfeccionamiento, ha afirmado, "compete a todos", desde los usuarios de las lenguas hasta los órganos políticos y administrativos, de ahí que el Consejo de Lenguas, el órgano colegiado de análisis, impulso y coordinación técnica entre los diferentes ministerios en relación con el uso de las lenguas oficiales, elaborará un informe sobre el uso de las mismas.

Aunque no ha precisado la fecha de reunión, ha indicado que el Consejo prestará atención a ejemplos de "buenas prácticas" como el de la Agencia Estatal Tributaria, para, a partir del balance que realice, "tomar las medidas complementarias que se estimen necesarias".

No obstante, "la realidad", ha dicho, está en un "punto medio" que es el que su Ejecutivo defiende, y es la defensa de las lenguas cooficiales pero también "la defensa, el apoyo y el reconocimiento" del castellano.

Ha mostrado su convencimiento de que en esa responsabilidad que tienen "todos" para defender este modelo es "bastante razonable" impulsar un "equilibrio" entre los que piensan que el castellano está "prohibido en algunas partes del territorio nacional" y los que creen que las lenguas cooficiales están "marginadas".

De esta forma, ha considerado que el modelo de protección español es "adecuado" y se ha convertido por ello en un ejemplo de "reconocimiento internacional".

Se ha referido así a la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, a la que España se sumó en 2001, y el posterior dictamen del comité de sabios en septiembre de 2007 que, según ha afirmado Zapatero, asumieron "la valoración del Gobierno de España" en esta materia.

Una lectura diferente de dicho informe la ha hecho el senador vasco, quien ha subrayado las "grandes deficiencias" en el impulso del plurilingüismo en España, especialmente en el ámbito de la Justicia, instituciones y servicios públicos como Correos o Renfe.

También ha lamentado la falta de acceso a los medios de comunicación, y en especial a RTVE en catalán, euskera y gallego.

Zubia ha recordado que la llegada a la presidencia de Zapatero "levantó una gran expectación" porque se esperaba una nueva "etapa política" después de que el jefe del Ejecutivo proclamara "impulsar el reconocimiento y protección" de las lenguas cooficiales.

Cinco años después, ha proseguido, no sabe "dónde han quedado esas propuestas", por lo que ha pedido a Zapatero que "además de creyente, sea practicante".

A ello, el jefe del Ejecutivo ha respondido que "se puede ser creyente de muchas maneras y practicante en grados diferentes", y ha insistido en que su balance sobre la política del Gobierno en materia lingüística es "positivo".