CATALUNYA.-Dos libros ambientados en casas encantadas ganan los premios Barcanova de literatura

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS) El escritor Josep Sampere (Igualada, 1963), con 'El pou darrere la porta', y Dolors García Cornellà (Girona, 1956), con 'L'Oleguer i el clan de les Llunes Grises', resultaron ganadores del VII Premio Barcanova de literatura juvenil e infantil, respectivamente. El inquietante libro de Sampere se centra en un rascacielos en el que ocurren "microfenómenos", como dice Olga, la protagonista, que sospecha que todo es obra de un intruso que, desde la sala de máquinas, controla la vida en el edificio, explicó hoy el autor. La novela de García Cornellà, para niños de 8 a 10 años, explica cómo Oleguer, que duerme en la habitación donde antes trabajaba su madre, que es escritora, revive las aventuras que ella escribió en ese espacio, en el que se le aparecen los protagonistas. Ambos se centran en espacios encantados y mágicos para encandilar a los jóvenes en la lectura, y ambos también avanzaron que quizás sean la primera entrega de sendas series: a Sampere se le ocurrió hoy la primera frase de la continuación del libro y a García Cornellà le gustaría que Oleguer explorase más cuentos de los que escribió su madre. De las siete ediciones del premio, ésta ha sido la primera vez que el jurado elige por unanimidad y en la primera convocatoria las novelas ganadoras, indicó la jefa del departamento de proyectos de Barcanova, Sara Moyano. UN DIOS LUDÓPATA El ser que mueve los hilos en el edificio de 'El pou darrere la porta' es un "dios menor, ludópata, ocioso y perezoso" que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer y que pasa el rato tirando los dados, con los que decide en que piso influye aquel día. Los vecinos pueden pedirle deseos depositándolos en uno de los buzones de la comunidad, que no tiene nombre ni piso, y a cambio soportan sin ni siquiera saberlo a ese caprichoso ser, que hace que el ascensor suba hasta el sexto piso en lugar de al cuarto o que un vecino encuentre dos ascensores en su rellano una mañana. Incluso existe una zona entre pisos a las que se accede desde el ascensor, con un código, pero es peligrosa, porque tras la puerta hay un pozo que no se sabe a donde conduce. La historia, claustrofóbica y cargada de sorpresas, deja espacio para creer que Olga tiene razón al sospechar que alguien controla el edificio a su gusto o para ser agnóstico y creer que ella sufre delirios y que incluso su ayudante, Àlex, es fruto de su imaginación. Sampere, gran amante de la literatura de terror y de películas como 'La semilla del diablo', se inspiró en su propio edificio para gestar la novela, ya que su ascensor a veces no se paraba en la planta deseada. Menos angustiosa y más fantasiosa es 'L'Oleguer i el clan de les Llunes Grises', aunque también recoge pinceladas de las vivencias de la autora, ya que su hijo pequeño se llama como el protagonista y también duerme en la habitación donde su madre solía escribir, explicó hoy la autora. García Cornellà, que fue finalista de este premio en 2003 con 'Contes d'estar per casa', vuelve ahora con un libro de brujas en el que Oleguer debe ayudar a Cori, la hija de un criador de conejos al que unas brujas malvadas le quieren robar los animales. El libro tiene muchos toques de humor, ya que cuando Oleguer acompaña a Cori al libro que escribió su madre, ve a 100 brujas volando con escobas y se pregunta si su madre no las podría haber hecho más modernas para que pudiesen hacer viajes virtuales en lugar de utilizar aquellas manidas escobas.