El escritor Fabio Volo afirma que "ser natural en el amor hoy no funciona"

  • Madrid, 15 abr (EFE).- El italiano Fabio Volo, a sus 36 años, trabaja en radio y televisión, es actor y desde 2001 autor de novelas en las que escribe "de forma sincera" sobre "las relaciones actuales". Su conclusión, como cuenta a Efe, es que, "hoy, ser natural en el amor no funciona. Hay que aprender tácticas".

El escritor Fabio Volo afirma que "ser natural en el amor hoy no funciona"

El escritor Fabio Volo afirma que "ser natural en el amor hoy no funciona"

Madrid, 15 abr (EFE).- El italiano Fabio Volo, a sus 36 años, trabaja en radio y televisión, es actor y desde 2001 autor de novelas en las que escribe "de forma sincera" sobre "las relaciones actuales". Su conclusión, como cuenta a Efe, es que, "hoy, ser natural en el amor no funciona. Hay que aprender tácticas".

"Un día más" (Suma Editorial) es su tercera y última novela, con la que ha vendido más de 700.000 ejemplares en Italia y de la que actualmente escribe el guión para que sea llevada al cine.

Fabio Volo comenzó escribiendo los textos para sus programas de radio, guiones para cine... "Pero cada medio de comunicación ofrece unas posibilidades distintas. En radio y TV todo va muy rápido, y decidí lanzarme a la literatura para poder tomarme mi tiempo y lograr mayor profundidad", explica.

En un libro anterior ya trató el tema de un matrimonio que vive junto pero en habitaciones separadas, "algo que en Italia es ¡una blasfemia!", cuenta este autor, que siempre busca tramas donde se rompa el esquema de relación convencional.

"Nací en un pueblo pequeño donde todos mis amigos están casados como corresponde y todos se quejan", cuenta Volo en su visita a Madrid para presentar "Un día más", donde indaga sobre "dos personajes -hombre y mujer- con dos maneras distintas de expresar el amor".

"Finalmente, encuentran la solución con una tercera vía, la de inventar el juego de que la suya es una relación de pareja con fecha de caducidad", apunta Fabio Volo.

"Cada persona debe buscar su propio modo de amar, que no tiene por qué coincidir con la convencional", apunta Volo, quien retrata unas mujeres más decididas pero en busca de una relación "oficial" y hombres donjuanes que interponen un muro frente al amor.

"Ser natural en el amor hoy no funciona. Hay que aprender tácticas", redunda el escritor, quien reconoce que los sentimientos de los personajes son autobiográficos pero no la historia, que es pura ficción.

"Observar" es el verbo que practica Fabio Volo para inspirarse, además de la vida en general o el mundo en el que se mueve. Y el resultado es una narración fresca, optimista y que descansa en fantásticas descripciones de lo cotidiano y de lugares a donde consigue llevar al lector. Algo que aprendió en la radio, o, como él le llama, su "gimnasio", por la gran agilidad mental que precisa.

Muchos comparan a Fabio Volo con Federico Moccia, un escritor que se convirtió en todo un fenómeno en Italia con su novela "Perdona si te llamo amor", dirigida a un público adolescente.

"Lo fabuloso de Moccia es tener el talento para hablar de los jóvenes sin serlo" -tiene 45 años-, comenta Volo, quien añade: "Mi público son los padres de los lectores de Moccia".

No cree que pueda repetirse este fenómeno con sus novelas, porque, dice, "es más fácil enamorar a un joven de 15 años que a la generación de sus padres".

Para ilustrar las dificultades de una pareja, Volo se remite a Schopenhauer y su metáfora de los puercoespines, que pueden juntarse para darse calor, pero no demasiado, porque se pinchan. "Es necesario crear bastante calor para sobrevivir y luego decidir la distancia necesaria entre uno y otro", apunta el escritor.

Reconoce que antes de él y de Moccia "había un gran vacío en la literatura italiana para jóvenes, pero es que lo que había también era un gran vacío de lectores", y explica la mansedumbre de la juventud de su país ante el poder de Berlusconi, por ser "gente sin futuro que prefiere consumir rápido desde el sofá", aunque haya "una mínima parte de juventud inteligente", que, dice, "no es representativa".