El escritor José Manuel Benítez Ariza "viaja a la infancia" en la novela 'Vacaciones de Invierno'

CÁDIZ, 29 (EUROPA PRESS)

El escritor gaditano José Manuel Benítez Ariza "viaja a la infancia" en la novela 'Vacaciones de Invierno' (Paréntesis), donde se da una mezcla de autobiografía y de imaginación, "al 50 por ciento", para trasladar al lector a una capital de provincia a principios de la década de los 70 desde la perspectiva de un niño de once años.

En una entrevista concedida a Europa Press, Ariza señaló que "la novela se desarrolla en la infancia, la patria común de las personas, para explicar muchas de las cosas que uno hace o piensa cuando alcanza más edad, tanto a nivel individual como colectivo". Consideró "necesario" retroceder a la época de formación para analizar muchas situaciones posteriores.

En la infancia existe, según el escritor gaditano, "una cierta pureza de mirada, pues no está contaminada por una formación conceptual, por una ideología o experiencias previas", añadiendo que "lo que se percibe a esas edades llega con un grado de nitidez y de intensidad que no tienen las experiencias que se captan luego".

"La novela, pese a tener como protagonista un niño, no se puede considerar narrativa juvenil, pues el mundo que apunta el personaje es bastante más complejo de lo que correspondería a esa edad", dijo Ariza. A este respecto, destacó que "la elección de un personaje infantil crea una conexión sentimental con el lector que funciona eficazmente".

'Vacaciones de Invierno', que se presenta hoy en Jerez de la Frontera (Cádiz), narra una determinada época de la infancia de un personaje, quizás el propio escritor, que se vio abocado a padecer una larga convalecencia durante un invierno, periodo que se convirtió en un tiempo de vacaciones llena de sensaciones y recuerdos.

Se desarrolla durante el año en el que se contó la verdad sobre la llamada 'Tragedia de los Andes', aquel accidente aéreo cuyos supervivientes hubieron de devorar los cadáveres de las víctimas para no morir de hambre. Fue también el año en el que Franco recibió en el Pardo al boxeador José Legrá, en el que Esperanza Roy todavía era 'vedette' de revista y los carteles con su fotografía de cuerpo entero encandilaba desde la fachada del cine Andalucía.

Fue el año en el que niño protagonista se rompió la mandíbula y le dijeron que le tendrían que aplicar la misma cirugía con la que le había curado una lesión similar a Cassius Clay. Los niños jugaban con 'mádelmans' y leían el 'Pumby'. Además, todos deseaban tener una bici plegable, como la que inicia la serie de acontecimientos que culminan en estas vacaciones de invierno.

Ariza señaló que la historia puede que produzca "la sensación de evasión" al lector de todos los problemas que se tiene cuando uno ya es adulto recordando los años de infancia, aunque recordó que la historia "no es lenta ni relajante, pues se refleja la intensidad de un niño, percibiéndose acción, buena carga de humor e ironía". Además, se presentan "un cierto número de situaciones en el libro que son emocionalmente intensa".

RECONOCIMIENTO DE LA PROPIA EXPERIENCIA

Benítez Ariza indicó que cree que los lectores reconocerán "un mundo vivido por ellos y que en parte ha desaparecido". Concluyó que "los que se acerquen a la obra se verán reflejados en sus propias experiencias, pues captarán la memoria sentimental de varias generaciones".

El escritor gaditano ha llevado a cabo un trabajo de documentación "importante", pues en las páginas de la novela van apareciendo personajes de la época, juguetes, tebeos, periódicos o referencias a asuntos de actualidad del momento, entre otros aspectos.

La novela es la obra que inaugura la colección Umbral de la editorial andaluza Paréntesis, donde se da cabida a nuevos valores de la literatura que comienza su andadura en el mundo de las letras y subrayó como "interesante" la labor del sello para ampliar su abanico de autores.

Ariza es autor de las novelas 'La raya de tiza', 'Las islas pensativas' y 'Los bosques sumergidos'. Asimismo, ha publicado los relatos 'La sonrisa del diablo', 'El hombre del velador', 'Lluvia ácida' y 'Sexteto en Madrid y otros cuentos'. Cuenta con una antología de los sietes libros de poesía publicados entre 1988 y 2004, 'Casa en construcción.

La labor de escritor la compagina con la de articulista en los periódicas del Grupo Joly y en otros medios. Algunas de estas colaboraciones se recoge en libros como 'La vida imaginaria' o 'Columna de humo'. Publicó un diario personal en 2008, 'Señales de humo'.