Escritores portugueses lamentan escaso interés de España por literatura lusa

  • Valladolid, 5 may (EFE).- La falta de traductores y la ausencia de interés, que no los prejuicios, son algunas de las razones que justifican la escasa atención que España ha tenido siempre, por regla general, hacia la literatura portuguesa, según ha coincido en lamentar un grupo de escritores lusos reunidos hoy en Valladolid.

Escritores portugueses lamentan escaso interés de España por literatura lusa

Escritores portugueses lamentan escaso interés de España por literatura lusa

Valladolid, 5 may (EFE).- La falta de traductores y la ausencia de interés, que no los prejuicios, son algunas de las razones que justifican la escasa atención que España ha tenido siempre, por regla general, hacia la literatura portuguesa, según ha coincido en lamentar un grupo de escritores lusos reunidos hoy en Valladolid.

Ha sido con motivo de la 42 Feria del Libro de esa capital, que tiene a Portugal como país invitado y que esta tarde ha reunido en torno a una mesa redonda a los narradores Almeida Faria, y a las poetisas Filipa Leal y Ana Paula Ribeiro Tavares, ésta de origen angoleño.

El narrador, ensayista y dramaturgo Almeida Faria (Montemor-o-Novo, 1943) ha considerado, en una rueda de prensa previa, que la carencia de "buenos traductores" puede influir de forma decisiva en el conocimiento de las letras portuguesa y española.

"Sin un gran traductor, como en el caso de Portugal ha sido José Bento, es mucho más difícil", ha insistido el autor de novelas como "Rumor branco" (1962) y "Lusitania" (1980), además de textos teatrales como "Vozes da paixao" (1998).

El caso de España con Portugal es muy parecido a lo que ocurre en el de Alemania con su vecina Austria o en el de Francia con la literatura belga, ha añadido por su parte Joao de Melo, agregado cultural de la Embajada de Portugal en España.

Para Mercedes Monmany, crítica literaria y especializada en literatura contemporánea, quien también ha intervenido, esta situación se debe a que los españoles "somos poco aficionados a hablar otras lenguas, tenemos muy poca curiosidad".

Contribuye también a ello, ha añadido, el hecho de que el mercado hispanohablante, de aproximadamente quinientos millones de personas, acapare todo el protagonismo y las apetencias bibliográficas de los lectores españoles.

"No es ningún prejuicio", ha insistido Monmany, asesora de publicaciones y de festivales literarios, al igual que ha apreciado De Melo, aunque éste ha considerado que "debería existir una justicia y un equilibrio" para que España mirase a las letras lusas con la misma atención que en el sentido contrario.

El agregado cultural y también escritor ha recordado que "aún queda mucho por hacer" para acortar la distancia que separa a ambos países.

No es esta la situación de la poetisa Filipa Leal (Oporto, 1979), autora de los poemarios "Lua-polaroid" (2003) y de "A cidade líquida e outras texturas" (2006), quien a través de Galicia se ha dado a conocer en España.

En su caso, según ha referido, intenta conocer las letras de los países por donde viaja.

Por último, para Ana Paula Ribeiro Tavares (Huíla -Angola-, 1952), la relación de las literaturas de las antiguas colonias africanas de Portugal "ha sido muy extraña, de amor-odio", a pesar de que "es una puerta que se puede abrir al mundo porque tenemos voces, pero para ello tenemos que editar en Portugal".

Angola, ha dicho la firmante de "Ex-votos" (2003) y de "A cabeca de Salomé" (2004), "es una pequeña isla rodeada de países de lengua francesa e inglesa. Nos resulta muy difícil romper las fronteras coloniales", ha concluido.