Fallece el crítico y escritor salmantino José Miguel Ullán a causa de un cáncer

  • Madrid, 24 may (EFE).- El crítico y escritor salmantino José Miguel Ullán Hernández falleció anoche en Madrid a los 64 años a causa de un cáncer que padecía desde hace tiempo, informaron a EFE fuentes del diario "El País", donde trabajó.

Madrid, 24 may (EFE).- El crítico y escritor salmantino José Miguel Ullán Hernández falleció anoche en Madrid a los 64 años a causa de un cáncer que padecía desde hace tiempo, informaron a EFE fuentes del diario "El País", donde trabajó.

Su capilla ardiente se instalará mañana, domingo, a las diez de la mañana en la sala 6 del tanatorio de la M-30 de Madrid y a las 19.15 sus restos mortales serán incinerados en el cementerio de la Almudena.

En las semblanzas que incluye "El País" en su página web, la ensayista y filósofa malagueña María Zambrano definía a Ullán como "eso tan raro hoy -época de profesores y comentaristas- que se llama cantor, un ser viviente entre tanto simulacro de vida".

Un cantor con voz "personal y rigurosa", opinaba de él el narrador mexicano Octavio Paz, quien aclaraba que se refería a Ullán "no solamente desde poesía de España, sino desde la poesía de todo el orbe hispánico".

Y el poeta gallego José Ángel Valente decía de él que "acaso no haya palabra nuestra, de bastante tiempo a esta parte, que haya brotado como ésta brota -en verso y en prosa- de tan admirable don de lenguaje".

José Miguel Ullán Hernández, poeta y periodista, nació en Villarino de los Aires (Salamanca) el 30 de octubre de 1944 y comenzó a trabajar como colaborador de el diario "El adelantado" de Salamanca en 1970.

Posteriormente se instaló en París, donde trabajó durante 10 años para la Oficina de Radiodifusión y Televisión Francesa (ORTF), al tiempo que era corresponsal de la revista "Destino" de Barcelona, y colaborador del semanario madrileño "Tiempo".

A su regreso a España, en 1980, se incorporó al diario "El País" como crítico musical y de artes plásticas. También trabajó en Ediciones Rayuela, en Radio Nacional de España y en Antena 3. Para Televisión Española intervino en los programas culturales "Imágenes" y "Alcores", y en 1985 dirigió el espacio "Tatuaje".

En 1985 fue nombrado subdirector de "Diario 16", donde fundó y editó el suplemento literario "Culturas".

Como poeta ha sido adscrito a la llamada generación de los 70. Entre sus obras poéticas destacan: "El jornal" (1965), "Amor peninsular" (1965), "Un humano poder" (1966), "Mortaja" (1970), "Antología salvaje" (1970), "Cierra los ojos y abre la boca" (1970), "Maniluvios" (1972), "Alarma" (1976), "De un caminante enfermo que se enamoró donde fue hospedado" (1976), "Manchas nombradas" (1984), y "Rumor de Tánger" (1985).

En 1994 publicó los libros "Visto y no visto" y "Razón de nadie". El 24 de enero de 1995, José Miguel Ullán presentó en la Residencia de Estudiantes de Madrid su libro "Ardicia", una antología sobre su obra poética, preparada por el profesor Miguel Casado.

Muchos de sus libros de poemas fueron elaborados en colaboración con grandes pintores, como Miró, Tapies, Chillida, Saura o Sempere. Ha publicado, además, tres monografías de pintores: "Las soledades de Francisco Peinado", "Abecedario en Brinkmann" y "Acuarelas. Zóbel".

También es autor de una breve obra narrativa, "Soldadesca" (1979).

José Miguel Ullán creó y dirigió la colección de poesía de la editorial Cátedra, y fue miembro del equipo de selección de las exposiciones españolas de pintura y escultura en Europalia.

En junio de 1994, fue miembro del Comité Internacional de selección de la exposición internacional de "Galerías de Arte y Artistas Fantásticos y Visionarios", que se celebró en Venecia.

Ullán había sido finalista en noviembre de 1994 al Premio Nacional de Poesía.

Fue miembro asimismo de los jurados que conceden los premios "Castilla y León de las Letras" y los premios de poesía "Gerardo Diego" y "Leonor".