Gamoneda dice que Marsé sí es un intelectual, porque es "un narrador en estado puro"

  • Alcalá de Henares (Madrid), 23 abr (EFE).- El escritor y Premio Cervantes Antonio Gamoneda no está del todo de acuerdo con Juan Marsé cuando el novelista catalán dice de sí mismo que no es un intelectual, porque, en opinión del poeta, sí lo es quien es "un narrador en estado puro", como el autor de "Rabos de lagartija".

Gamoneda dice que Marsé sí es un intelectual, porque es "un narrador en estado puro"

Gamoneda dice que Marsé sí es un intelectual, porque es "un narrador en estado puro"

Etiquetas

Alcalá de Henares (Madrid), 23 abr (EFE).- El escritor y Premio Cervantes Antonio Gamoneda no está del todo de acuerdo con Juan Marsé cuando el novelista catalán dice de sí mismo que no es un intelectual, porque, en opinión del poeta, sí lo es quien es "un narrador en estado puro", como el autor de "Rabos de lagartija".

Gamoneda asistió hoy a la entrega del Premio Cervantes a Juan Marsé y, al finalizar la ceremonia, le dijo a EFE que el discurso del novelista había sido "exactamente" lo que esperaba de él, ya que no había entrado en "especulaciones" ni en reflexiones "abstractas", sino que "hablaba de su vida y de cómo entiende él su trabajo".

"Es un narrador en estado puro, y su discurso ha sido estupendo", subrayó Gamoneda, que ganó este prestigioso galardón hace dos años.

Joaquina, la esposa de Marsé, estaba visiblemente satisfecha y no paraba de elogiar lo bien que se habían portado sus nietos durante la ceremonia. "Han estado muy atentos", decía.

Los tres nietos de Marsé, Nadia, Jan y Guille, llevan desde el sábado en Madrid, acompañando al escritor, y hoy debían de estar un poco cansados de tantas actividades como han tenido, pero no se les notaba.

"Prefiero estar aquí que en el colegio", le decía Nadia a los periodistas, tras la ceremonia. Ella tiene once años y sí se ha enterado "muy bien" del discurso que pronunció su abuelo. Jan, más pequeño, reconocía, sin embargo, que no había comprendido bien muchas de las cuestiones que había expuesto Marsé. Pero "me ha gustado", aseguraba.

Marsé es un gran fabulador y sus novelas tienen millones de lectores, aunque, según Guille, a ellos, sus nietos, no les cuenta demasiadas historias ni cuentos. "Tiene mucho trabajo", comentaba.