Jaime Bayly dice que "la literatura es su gran pasión y la televisión es sólo una puta"

  • Madrid, 24 abr (EFE).- La decepción ante el fracaso electoral de Mario Vargas Llosa trajo a Jaime Bayly (Lima, Perú, 1965) a Madrid en el año 1990, y fue durante los seis meses que permaneció como turista, cuando comenzó a escribir el primer borrador de su ópera prima, "No se lo digas a nadie" (1994).

Jaime Bayly dice que "la literatura es su gran pasión y la televisión es sólo una puta"

Jaime Bayly dice que "la literatura es su gran pasión y la televisión es sólo una puta"

Etiquetas

Madrid, 24 abr (EFE).- La decepción ante el fracaso electoral de Mario Vargas Llosa trajo a Jaime Bayly (Lima, Perú, 1965) a Madrid en el año 1990, y fue durante los seis meses que permaneció como turista, cuando comenzó a escribir el primer borrador de su ópera prima, "No se lo digas a nadie" (1994).

"En esta ciudad siento que comencé a hacerme un escritor, hace ya casi 20 años. Es una felicidad volver a Madrid. Siento que debo lo poco que soy de escritor a este país. Aquí publicaron mis libros", ha comentado Bayly en entrevista con Efe.

El escritor, que en esta ocasión acudió a España invitado por la Noche de los libros, para brindar la conferencia "Jaime Bayly y sus 11.000 noches vírgenes", ha explicado que se trata ante todo de un título provocador, que va acorde con el nombre de una de sus novelas, "La Noche es Virgen" (Premio Herraldo 1997), junto con la "mala reputación que le precede", y que además apoya su concepción de que un escritor debe primero vivir y luego escribir.

"He vivido muchas noches vírgenes, si por eso entendemos noches en las que uno se inaugura, o se estrena de alguna manera", explicó, añadiendo que "el escritor tiene que vivir muchas noches vírgenes, y tener la buena memoria de recordarlas para recrearlas en la ficción", ha comentado.

A pesar de sus 25 años en la televisión, y de actualmente conducir dos programas de televisión ("El Francotirador", en Perú, y "Bayly desde Miami"), acepta que tiene una relación de "ambivalencia" con su faceta de presentador, así "como conmigo mismo, con las personas a las que quiero, que son muy pocas", y con la "legión de personas a las que odio".

El periodista, que confiesa que algunos días se considera "escritor, otros escritora, y otros un haragán", ha dicho que nunca quiso convertirse en una figura mediática, ya que "la televisión es un circo donde los egos son bastante más grandes que los talentos que lo sostienen, las lealtades son muy precarias y fugaces".

Afirmó que desarrolla esa faceta más bien porque "hay que pagar las cuentas del colegio de mis hijas", pero que es en la literatura donde habita su gran pasión.

"La literatura es mi gran pasión, y la televisión es sólo una puta callejera, embustera, que te dice que te quiere y que tú sabes que no te quiere y que te va a dejar por otro que le pague más", ha manifestado.

Bayly ha comentado que se encuentra escribiendo una nueva novela, con cuya publicación sumaría once novelas editadas.

Sobre su última publicación, "El Canalla Sentimental" (2008), y su posible parecido con el protagonista, que es descrito como un "provocador, perezoso, romántico, autodestructivo, contradictorio, infiel, vanidoso, frívolo, coqueto, seductor y un auténtico canalla", ha defendido ser todo eso menos "un romántico".

"Acepto todos los demás adjetivos, salvo el de romántico. No me considero una persona romántica porque creo que las personas románticas son altamente tóxicas y peligrosas, porque están engañadas y mal informadas".

Bayly insiste en que hay que cuidarse más de las personas que "te aman que de las que te odian, porque son los que te aman los que te matarán", e insiste en que rechaza cualquier forma de fanatismo porque "turba la razón y te convierte en un militante de una verdad absoluta por la que estás dispuesto a morir y a matar".

Ha indicado que no cree en el amor, "en el amor que nos ensañaron cuando éramos chicos, en el colegio o la parroquia, ese de que encontrarás tu alma gemela que amarás por el resto de tu vida".

Añadió que "las evidencias han demostrado que es mentira", y propone en cambio someter al amor a "la ley de libre mercado y libre competencia, a la ley de la oferta y la demanda, donde nadie le pertenece a nadie".

"Soy enemigo de los monopolios, y también en el amor. Uno puede amar no a una sino a muchas personas, y dejarse amar por cuantas personas sea posible", ha expresado.

En contraposición, el escritor sí cree en el sexo, "porque es algo que se puede medir, más o menos objetivamente", a través de "orgasmos, minutos, grados de placer".

Enemigo confeso de las verdades absolutas –"desconfío de la gente que posee certezas absolutas y que aplican a todos los demás"- , Bayly ha reivindicado su rechazo a la política del presidente venezolano Hugo Chávez, y comentó sobre la acusación que recientemente se le hiciera ante la Organización de Estados Americanos por ser parte de una supuesta conspiración en contra del mandatario.

"Me honraron con esa acusación. Yo no quiero llegar a matar a Chávez. No tengo suficiente coraje, ni recursos para emprender esa empresa. Simplemente dije que si Dios, en su infinita misericordia, tuviera la sabiduría de llevarse a Chávez, Venezuela, o al menos yo, estaría agradecido", ha replicado.

En ese sentido, Bayly manifestó que esa corriente ideológica, personificada en la figura de Chávez y que considera "dictatorial y matonesca", pueda llegar hasta Perú de manos de la actual figura de oposición, Ollanta Humala.

"Haré mi mejor esfuerzo para que él no gane. Y convencer a mis compatriotas de que las ideas de Humala son equivocadas".

Conciente de que acumula una cuota "onerosa de enemigos", preferiría que le enterraran con el nombre de otra persona, completamente anónima "para que no vaya la gente a escribirme cosas feas, a escupir o a mear", y en el epitafio pondría: "Aquí yace Juana Del Campo, que ejerció la prostitución en las afueras de Madrid. Dominicana".