Jesús Bonet apunta que "para Cansinos Assens ser bohemio fue una forma de vivir y de ser"

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

El escritor y periodista Jesús Bonet apuntó hoy que para el escritor sevillano Rafael Cansinos Assens "ser bohemio fue una forma de vivir y de ser", aunque vivió de forma cortés, con elegancia, trajes limpios, como un auténtico señor y con maneras finas, fue bohemio en su forma de ser pero no de sentir".

En declaraciones a Europa Press, Bonet, que participa hoy, junto con Rafael Cansinos y José Esteban, en la mesa redonda dedicada al autor sevillano dentro del ciclo 'Bohemia y Literatura. Centenario de la muerte de Alejandro Sawa', organizada por la consejería de Cultura en la Feria del Libro de Sevilla, señaló que Cansinos Assens fue bohemio en su "forma de vivir, pero no en la literatura, donde fue un escritor de tomo y lomo o como diría Baroja, "es un escritor importante y un señor".

Según Bonet, "la bohemia es un fenómeno económico que cuando cae en manos de un escritor joven reviste unas características que no tiene cuando cae en manos de otra persona" y que se construye "en un modo de vida y una forma de ser es distinto, considerándolo "casi una enfermedad".

Consideró que la figura de Cansinos Assens tiene que ser "desterrada del sambenito de la bohemia y examinarlo como escritor", pues fue "un grandísimo escritor que no llega la primera fila de Baroja, Azorín o Rubén Darío pero se le acerca mucho, con un exquisito estilo, un castellano muy bueno, una apabullante cultura, ideas muy claras y muy inteligente".

Asimismo, apuntó que fue "un talento literario de mucha categoría" y resaltó "su labor como traductor" hasta tal punto de dar la impresión de que el original estaba escrito en castellano, algo que, según el periodista cantabro, es el mayor elogio que se le puede dar a un traductor".

Continuó afirmando que "fue bohemio por gusto", ya que explicó que cuando lo conoció Cansinos tenía una relación con el editor Aguilar, quien a cambio de traducciones le otorgó un sueldo, con el que el escritor sevillano llegaba a fin de mes de forma decente, pese a lo que Cansinos continuó siendo "un íntimamente bohemio".

Aclaró que "antes de la Guerra Civil ya comenzaba a ser un escritor conocido y podía vivir con cierto decoro, pero la guerra echó todo a perder" y dijo que como afirmaba el propio Cansinos Assens "sus libros no se veían en las librerías porque no le gustaban a cierto General gallego".

Su desconocimiento entre la sociedad española es causada, según Bonet, por ser "un escritor recogido e íntimo y de una altísima calidad, pero de poco eco popular, por lo que es conocido en alta categoría entre los que se dedican a la literatura, pero en la gran masa no es tan conocido o no saben que existe".

Jesús Pardo, nacido en Santander, es diplomado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid en 1952, fue corresponsal en Londres de los diarios Pueblo y Madrid, corresponsal volante de la revista Cambio 16, así como fundador y director de Historia 16. Desde 1987 se dedica exclusivamente a escribir sus libros, colaborar en prensa y participar en simposios y ciclos de conferencias. Traductor de más de 200 libros de 15 idiomas, en 1994 recibió el Premio Nacional de Traducción de Finlandia.

Es autor, entre otras muchas obras, de las novelas 'Ahora es preciso morir', 'Cantidades discretas', 'Eclipses' y 'Aureliano', 'Cincuenta historias de repente', 'Bucarest' o los volúmenes de memorias 'Autorretrato sin retoques' y 'Memorias de memoria', entre otras.