José A. Marina dice que el nivel de progreso del país "es relativo" al de lectura, cuyo hábito "fortalece la democracia"

SEVILLA, 18 (EUROPA PRESS)

El filósofo José Antonio Marina indicó hoy en la conferencia inaugural de la Jornada 'Los futuros del libro' en la Feria del Libro de Sevilla, que hay estudios que muestran que "el nivel de lectura y la capacidad de lectura es el gran nivelador cultural y el gran nivelador económico de un país", por lo que apuntó que "el índice de lectura es relativo al nivel de enseñanza y educación y como consecuencia al nivel de progreso económico".

En este sentido, Marina apostó durante su intervención por el "fomento de la lectura como ejercicio de fortalecimiento de la democracia", pues expuso que "un sistema democrático de no lectores es muy vulnerable", ya que si "una persona no es capaz de entender un editorial de un periódico, como iba a comprender los razonamientos políticos de uno u otro partido".

El escritor valenciano, que impartió sus palabras por videoconferencia, "dando ejemplo" del uso de las tecnologías, consideró "necesario" que al hablar de los futuros de libro, hay que hacerlo de la lectura. Una tarea que ya realiza desde el Observatorio de la Lectura que ha puesto en marcha la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

En el observatorio intentan "aclarar la importancia" de la lectura para poder transmitir a los ciudadanos ese valor, buscar en la "profundidad del acto" y ver como "atacar" al niño que cierra la discusión diciendo que "no le entretiene".

Marina explicó que "no tienen que fomentar la lectura entre los partidarios de ella", sino para los "no convencidos y volver a las bases, aunque reconoció que hoy día hay bastantes cosas "entretenidas" que hacer antes que leer un libro. Destacó "el papel cultural" de la lectura, similar a una visita al teatro o al museo, pero además, añadió la "importancia" de las palabras en nuestra vida, dirigiendo la reflexión sobre el acto de leer por la palabra.

Abogó por defender las razones de peso de la lectura, entre ellos, resaltó "el camino de acceso a la cultura a través de la lectura", comparándola con "el salvavidas de la humanidad". Además, señaló que "es el mejor y único procedimiento para dominar los recursos lingüísticos, pilar de la inteligencia y de la convivencia".

Asimismo, aseguró que "la lectura y, en concreto, las palabras son parte de la estructura mental de la personas, pues con ellas piensan, hablan y son el vehículo para llevar a cabo los proyectos del ser humano".

Defendió el uso de la palabra como primordial para la convivencia, las relaciones, entre ellas las matrimoniales, para la vida pública y privada, o como elemento contra el fascismo utilizado en tiempos de la República en España.

RECETAS PARA LA LEER

Marina expuso unas "recetas" para fomentar la lecturas, comenzando por "hablar apasionadamente de ella y contagiar entusiasmo". Añadió que los padres tomen el hábito de leer, para que los niños copien e imiten el ejercicio, reconocer y premio la lectura, incentivar que los profesores lean en clases, despertar la capacidad de la lectura como valor de social para el desarrollo humano en la sociedad y eliminar las dificultades para la lectura.

Siguiendo con el objetivo de hacer la lectura un hábito entre los niños, el escritor dijo que alusión a una frase de Max Aub "hice lo que pude" y llamó a que "todos hagan lo que puedan en este proyecto para avanzar".

Por ello, abogó porque los padres comiencen por hacer ver a los niños que detrás de las "manchitas negras" existe "un gran tesoro de diversión", y que sean ellos los que les "presenten las bibliotecas y las librerías".

A los profesores de primarias, que consideró los "protagonistas, les pidió que muestren los mecanismos de lectura, pues si alcanzan la enseñanza secundaria con dificultades para leer, la recuperación es difícil".

Propuso la creación de la figura del "bibliotecario escolar" para que gestione la biblioteca y los planes de fomento de lectura en las escuelas.

El gran cambio de como va escribir los libros, como escritor, seremos testigos de un modo diferente de escribir los libros. Se pierde el hilo del argumento, el uso sistemático de las nuevas tecnologías desde temprana edad.

Explicó que las nuevas tecnologías están cambiando la formas de atención y la memoria entre los niños, así como potenciando la habilidad para trabajar con memoria a corto plazo, restando capacidad para retener conocimientos en la memoria a largo plazo.

La presentación de las jornadas 'Los futuros del libro' corrió a cargo de la directora general del Libro y del Patrimonio Bibliográfico y Documental de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Rafaela Valenzuela, la directora general de Infraestructuras y Servicios Tecnológicos de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la junta, Eva Piñar, y el director de la Feria del Libro de Sevilla, Javier López Yáñez.

Piñar advirtió de que la "brecha digital existe y es tarea de todos incorporarnos a ella". Por su parte, Rafaela Valenzuela apuntó que las nuevas tecnologías afectan "a las formas de lectura, creación, derechos de autor, la distribución, la edición, formas de asociación, incluso al ámbito de las bibliotecas" y señaló que hay "hay que romper la dicotomía absurda del libro formato original y los nuevos soportes", pues consideró que convivirán de forma equilibrada".