Las traducciones de Hemingway precisan una revisión para corregir los errores

  • Málaga, 14 may (EFE).- Las traducciones al español de las obras de Hemingway necesitan una "puesta al día" que corrija los errores, algunos "de bulto", cometidos tanto por el propio escritor como por sus traductores, así como los inducidos por la censura, ha afirmado hoy Miguel Martínez-Lage, Premio Nacional de Traducción en 2008.

Las traducciones de Hemingway precisan una revisión para corregir los errores

Las traducciones de Hemingway precisan una revisión para corregir los errores

Málaga, 14 may (EFE).- Las traducciones al español de las obras de Hemingway necesitan una "puesta al día" que corrija los errores, algunos "de bulto", cometidos tanto por el propio escritor como por sus traductores, así como los inducidos por la censura, ha afirmado hoy Miguel Martínez-Lage, Premio Nacional de Traducción en 2008.

La escritura de Hemingway tiene para el traductor a veces "una gran dificultad por su concisión extrema, con frases cortas y secas no muy del gusto del lector español, pero hay que mantenerlo a toda costa porque es un estilo muy propio y muy suyo", ha explicado a Efe Martínez-Lage, que esta tarde participa en Málaga en un encuentro internacional sobre el escritor norteamericano.

Martínez-Lage tradujo "Fiesta" (1926), una novela "plagada de errores factuales, porque a Hemingway rara vez se le editaron los textos", y en la que tuvo que corregir "errores de bulto como confundir el tercer toro de la tarde con el sexto", ha señalado el traductor pamplonés.

También observó "errores de apreciación de una realidad étnicamente tan rica pero difícil de penetrar como el mundo de los sanfermines, no sólo en lo taurino, sino también en las costumbres y rituales locales, en los que se mezclan la liturgia y lo profano".

Por ello, Martínez-Lage, buen conocedor de los sanfermines, corrigió esos "pequeños detalles" y está convencido de que "si alguien se los hubiese corregido en su día, Hemingway lo habría apreciado, pero su editor sabía de San Fermín aún menos que él".

Eso sí, el traductor lo ha corregido "sin alterar nunca el estilo de Hemingway ni añadir una palabra innecesaria, porque él mantenía el principio del iceberg, y le gustaba nada más que sugerir".

Por el contrario, en otras traducciones los errores de Hemingway "han ido en aumento" al añadirse los de traductores "que desconocen una realidad tan idiosincrática como es la Pamplona de julio".

Por ello, "es hora de poner freno" a todos estos errores "en un caso como el de Hemingway, que era un escritor que trasladaba con gran precisión la realidad a sus textos".

A ello se suman los errores ocasionados por la censura, al haber sido publicadas estas obras "en años en los que los textos se desfiguraban con gran facilidad", según Martínez-Lage, que ha añadido que "lo triste del caso es que una de estas traducciones es la que se sigue comercializando de forma masiva, y es francamente defectuosa".

Por ello, ha insistido en que es "muy necesaria una puesta al día de las traducciones, que sólo se ha hecho hasta ahora con los cuentos", ya que "es hora de restituir a Hemingway lo que es suyo".

"Ya sabemos que las traducciones envejecen antes que el original, porque la traducción es una imitación. Si compras un Rolex hecho en China, te durará menos que uno hecho en Suiza, pero se trata de hacer Rolex cada vez mejor, aunque se hagan en China", ha afirmado a Efe el Premio Nacional de Traducción.