Matute dice que "recupero cada día el cuarto oscuro pero ya no veo correr unicornios"

  • Murcia, 9 mar (EFE).- La infancia es el tema central de "Paraíso inhabitado", la última novela de la escritora Ana María Matute, que evocó hoy en Murcia esa etapa de su vida y aseguró que cada día recupera el cuarto oscuro en el que la castigaban de pequeña, aunque ahora ya no ve correr a los unicornios.

Matute dice que "recupero cada día el cuarto oscuro pero ya no veo correr unicornios"

Matute dice que "recupero cada día el cuarto oscuro pero ya no veo correr unicornios"

Murcia, 9 mar (EFE).- La infancia es el tema central de "Paraíso inhabitado", la última novela de la escritora Ana María Matute, que evocó hoy en Murcia esa etapa de su vida y aseguró que cada día recupera el cuarto oscuro en el que la castigaban de pequeña, aunque ahora ya no ve correr a los unicornios.

La novelista, que advierte de que no se trata de una autobiografía, recurre a éste y otros recuerdos de su vida en su último libro a través de la historia de su protagonista, una niña llamada Adriana en los años previos a la guerra civil.

Matute, que abre esta tarde en la Universidad de Murcia el ciclo "Encuentros de primavera", reivindicó la importancia de la infancia como una época de descubrimientos, pero también de incomprensión hacia "el mundo de los gigantes".

La escritora recuerda este periodo de su vida como una "infancia de papeles", en la que aprendía de sus primeras lecturas y comenzaba a escribir. "Con cinco años comencé a escribir e ilustrar mis primeros cuentos, y durante la guerra hacía una revista que luego repartía a mis hermanos y mis primos", explicó Matute.

La fantasía y los espacios imaginados son recurrentes en la obra de la escritora, que no separa esta magia de la realidad, pues cree que "la vida tiene un trasfondo mágico".

La autora también habló del proceso de creación y de la sensación de "vacío" que la invade al terminar una novela, porque, según Matute, "sientes que has cumplido un reto, pero al mismo tiempo te da pena dejar a los personajes que has creado".

Aseguró que no escogió la literatura como su medio de vida, sino que "nació escritora" y describió la escritura como un "acto de gran intimidad, a la vez que multitudinario, porque escribes para todo el que quiera leerlo".

Matute se consideró una "privilegiada" y dijo vivir una "vejez feliz", aunque aseguró que en su vida ha pasado "tanto cosas horribles como maravillosas".

La escritora, que afirma que "ha encontrado el paraíso en muchas ocasiones y lo ha vuelto a perder", no lamenta la pérdida de su juventud, porque cree que "cuando eres joven te comes la vida como una fruta verde, y eso da unos cólicos tremendos, pero cuando eres mayor la tomas más lentamente y te sienta mejor".

Le resulta difícil definirse así misma pero se calificó como "una mujer que ha sabido amar y ha tenido la suerte de ser amada".

Matute cree que esa "pasión" es fundamental para afrontar la vida y que, para ello, "hay que buscar el lado bueno de las cosas, pero también el malo para intentar no caer en él".

La autora de "Olvidado Rey Gudú" se define como una persona optimista, "de esas que siempre ven la botella medio llena, aunque la mayoría de las veces esté vacía".

Matute publicó en diciembre "Paraíso inhabitado", ocho años después de su novela anterior "Aranmanoth", porque escribe "cuando lo necesita" y cree que "no es normal" publicar un libro al año.