ENCUESTA Coches sin contaminación, ¿qué estás dispuesto a hacer?

Natalia Menéndez descubre a un "desconocido" Pirandello en 'Tantas Voces...', su primera incursión en el autor siciliano

La directora de escena califica a la nueva ministra de Cultura de "mujer trabajadora" y confía en que apoyará decididamente al teatro

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Natalia Menéndez afronta su primer Pirandello con la obra 'Tantas Voces...', una función que se estrenó en el teatro Francisco Rabal de Pinto el pasado 10 de enero y que vuelve a la Comunidad de Madrid, a las Naves del Matadero, del 17 de abril al 10 de mayo producida por Andrea D'Odorico.

La joven pero experimentada directora lleva a escena cinco cuentos de Luigi Pirandello: 'La casa de Granella', 'El hombre de la flor en la boca', 'Limones de Sicilia', 'El certificado' y 'Alguien ha muerto en el hotel', hilados por una coreografía específica de Marta Gómez y por la música original de Luis Miguel Cobo.

"Creo que es el Pirandello más desconocido", dijo en una entrevista con Europa Press. "La gente puede saber que Luigi Pirandello obtuvo el Premio Nobel en 1934 y que escribió 'Seis personajes en busca de autor' en 1921 pero no conoce sus cuentos, su humor, la parte más cercana de los temas que toca", señaló Menéndez.

En su opinión, el autor "no es nada crítico en sus cuentos, sino muy cercano pues habla del rechazo, del debate de la justicia, de lo injusto, del engaño, del abuso, incluso del paro, todo ello tocado sin ser pretencioso, pedante o pesado sino de forma ágil y cambiante", explicó.

MONTAJE "SUGERENTE Y ABIERTO"

Natalia Menéndez confesó haber afrontado este "reto""con mucha emoción, con ganas, leyendo sobre el autor y su época y con un trabajo de investigación muy potente". Asimismo, aseguró que Pirandello le ha "removido" porque es un "autor que desazona en el buen sentido de la palabra, que plantea numerosas preguntas". "En esa línea he ido yo. No he querido hacer un montaje conductista sino más sugerente y abierto, donde haya un componente muy grande de sensaciones y emociones, no sólo de ideas", matizó.

La selección de estas cinco piezas, adaptadas para la ocasión por Juan C. Plaza-Asperilla, tuvo como punto de partida los 'Cuentos por un año', un libro en el que Pirandello pretendía reunir 365 narraciones, una por cada día del año, pero de las que sólo pudo dejar escritas 241 antes de su muerte en Roma en 1936. El criterio para escoger estas cinco que ahora se escenifican era básicamente "que se pudieran adaptar al teatro y que permitieran conseguir que siete actores tuvieran su equilibrio y pudieran realizar 40 personajes", señaló la directora.

Estos cuentos aparecen enlazados en la función "desde un espacio simbólico creado por Andrea D'Odorico, sugerente, como un espacio de ensoñación que no es realista aunque el vestuario sí lo es", dijo Menéndez. Asimismo, el equipo artístico hace "un guiño" a la famosa obra de 'Seis personajes en busca de autor' en el sentido de que los personajes de un cuento "salen y se encuentran con los que van a llegar al siguiente relato", añadió.

HUMOR CAMBIANTE

Natalia Menéndez señaló que el humor de Pirandello en estas narraciones es "un humor muy cambiante, de pronto ácido o irónico, que roza lo farsesco" y agregó que en esta ocasión no muestra pesimismo "sino que la carretera principal es el miedo y el deseo de vivir, por eso es muy cercano", recordó.

"El público recibe emociones distintas y según avanza un cuento puedes tener una idea y a los pocos minutos cambiar esa impresión. Es como un prisma", añadió la directora de escena.

El equipo actoral lo forman Fidel Almansa, Jorge Calvo, Lola Casamayor, Lara Grube, José Luis Patiño, Juan Ribó y Antonio Zabálburu. "Era todo un reto conseguir que estos siete artistas encarnasen 40 personajes y también una posibilidad de juego muy teatral. Era como volver a la infancia y jugar a ser éste u otro, esa idea de Pirandello de que podemos ser uno, mil o ninguno, según quien nos mire o dónde estemos o cómo nos situemos", indicó.

En este sentido, Menéndez explicó que tenían que ser actores "dúctiles, con sentido del humor, que hubieran pasado por una experiencia de teatro independiente o café-teatro y que no tuvieran miedo a la búsqueda".

MINISTRA SERIA Y "TRABAJADORA"

Preguntada por la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, Natalia Menéndez declaró que a priori le parece "una mujer muy trabajadora que se está tomando su Ministerio con mucha seriedad" y añadió que confía y espera "que haya un apoyo muy potente hacia el teatro".

"Hay que darle un gran voto de confianza. Es una mujer muy implicada y sabe lo que cuesta sacar adelante un proyecto, por lo que supongo que sabrá darle valor a todo eso", apostilló.

Respecto a la situación por la que pasa el mundo del teatro, Natalia Menéndez manifestó que es "un muy buen momento". "Creo que el público quiere el directo, ver al actor. Los otros soportes, como el cine o la televisión, están cayendo por el tema de Internet. Pero tanto los conciertos como el teatro experimentan un gran auge, porque son medios muy cercanos y los espectadores han descubierto los cambios que se producen en una función de un día a otro. Eso se valora mucho", aseguró.

Junto a esta función de Pirandello la directora de escena ya está trabajando en un nuevo proyecto: la dirección de una ópera de cámara titulada 'Delirios' que se estrenará a finales de mayo en el Teatro del Canal de Madrid con textos (unos monólogos sobre Shakespeare) de José Sanchis Sinisterra, música de Alfredo Aracil y escenografía de Alberto Corazón. La dirección musical correrá a cargo de José Ramón Encinar. Esta función viajará después al Festival de Alcalá.