Nuno Lobo Antunes reúne los testimonios "llenos de humanidad y coraje" de niños enfermos de cáncer en 'Lo siento mucho'

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El pediatra neurooncológico Nuno Lobo Antunes, hermano del afamado escritor portugués Antonio Lobo Antunes, reúne en el libro 'Lo siento mucho' (Aguilar), los testimonios "llenos de humanidad y de coraje" de su labor con niños enfermos de cáncer cerebral.

"Muchas personas me preguntaban cómo podía acudir feliz a trabajar y convivir a diario con el dolor tan trágico que acecha a niños enfermos de cáncer, pero la alegría es la única actitud con la que un médico puede trabajar", sentenció hoy el autor en una entrevista con Europa Press. Lobo Antunes reconoció que para él ha sido "todo un privilegio" que su dedicación profesional le haya permitido conocer a estos "héroes de lo cotidiano" y vivir de cerca todos los días "lo mejor de los seres humanos".

De esta forma, el autor ha recopilado en el presente libro una serie de textos que aparecieron en la revista americana 'LUX' además de otros inéditos entre otras cosas porque "sentía la obligación ética de compartir todas estas historias tan intensas y emocionantes que él vivió en primera persona".

"HÉROES DE LO COTIDIANO"

'Lo siento mucho' es una frase de pésame sentido que ha acompañado muchas veces el diagnóstico que Lobo Antunes tenía que hacer llegar a los pacientes y que, para el autor, "resume la mezcla de tristeza, consuelo, esperanza, dolor y alegría que acompaña a cada paciente y a su médico".

El médico, que trabajó en el Departamento de Neurología pediátrica en los hospitales Memorial y en el Presbyterian de Nueva York, afirmó que "en situaciones especialmente trágicas de dolor y sufrimiento, como puede ser una enfermedad terminal, es cuando se manifiesta la verdadera humanidad en todo su esplendor, en el coraje y sobre todo, en el amor, que es lo que verdaderamente permanece".

Además de acercar cuestiones esenciales del ser humano, Lobo Antunes describe las amistades que surgen alrededor de estas enfermedades; la relación con el equipo sanitario; la gran variedad de gente a la que le tocó tratar, desde un Portugal campesino y tradicional al ambiente cosmopolita de la Gran Manzana, su relación con chinos, hispanos así como los horrores que pueden llegar a verse en un hospital, muchas veces relacionados con la violencia doméstica ejercida contra los más pequeños.

COMPAÑEROS DE DOLOR

Para el autor, "el buen médico debería de tener, además de un excelente conocimiento de la medicina, una capacidad de empatizar con el enfermo". "Los verdaderos doctores deberían ser humanistas por definición y compañeros de dolor del enfermo", sentenció Lobo Antunes quien reconoce en su libro que muchas veces ha sido la familia la que ha tenido que consolarle a él ante la pérdida de un ser querido. "Aunque no quiera ponerse énfasis en este aspecto, hay que subrayar que el médico recibe del enfermo enseñanzas, ejemplo y afecto", sentenció.

El autor encuentra también su espacio para hablar de aspectos tan controvertidos como el aborto. "Entiendo que se trata una cuestión de conflicto de intereses: entre los que defienden el bienestar de la madre o su sufrimiento por quedarse embarazada y quienes apoyan el derecho implícito a desarrollar una vida sin que sea interrumpida", argumentó. Personalmente, Lobo Antunes se manifestó en contra porque no ha encontrado "razones éticas de peso que lo justifiquen", aunque entiende que no se trata de un tema "de fácil solución".