Rock por ganar una apuesta

  • Madrid, 30 may (EFE).- Su editorial le tiró el guante: Si vendía más de un millón y medio de ejemplares de su última novela tendría que tocar en España con su banda de rock. Alcanzó esa cantidad en apenas seis meses, así que el superventas Ken Follet no ha dudado en cumplir porque "tocar es más divertido que firmar libros".

Madrid, 30 may (EFE).- Su editorial le tiró el guante: Si vendía más de un millón y medio de ejemplares de su última novela tendría que tocar en España con su banda de rock. Alcanzó esa cantidad en apenas seis meses, así que el superventas Ken Follet no ha dudado en cumplir porque "tocar es más divertido que firmar libros".

Será esta noche en la fiesta que la editorial Random House Mondador celebra todos los años con motivo de la Feria del Libro donde Ken Follet y su banda "Damn right I got the blues" paguen con ritmo y con su bajo esta apuesta que, cuentan desde la editorial, le hizo el consejero delegado Ricardo Cavalero tras presentar en España "Un mundo sin fin".

El año pasado por estas fechas, llegó, firmó y se marchó tras estampar su nombre en 2.050 ejemplares de sus novelas en poco más de tres horas. En esta ocasión, su visita también es fugaz pero no lo veremos en ninguna caseta, sólo encima del escenario del Florida Park en El Retiro.

Las pruebas de sonido y su presentación ante la prensa han dado ya muchas pistas de lo que un grupo selecto de invitados escuchará, un repertorio prestado de los ritmos más 'setenteros' y eléctricos del rock, lejos de los inicios más blues de esta banda formada hace 17 años y en la que Follet tocará acompañado a la guitarra de su hijo Emanuele temas como el rock and blues "Mustang Sally".

El toque literario no solo lo pone el escritor; uno de los guitarristas, Antony Harwood, es agente literario, el teclista Roger Stevens es poeta y la vocalista Floella Banjamin además de escribir algún que otro libro es productora de televisión.

Y aunque Follet reconoce que compone sus canciones, revela que prefiere tocar las de otros. "Las mías son terribles, no son nada buenas", se sincera el escritor que confiesa que "lo mejor" es tocar canciones de su gusto, blues, mucho rock y dos o tres canciones contemporáneas.

La pasión musical del autor de bestsellers como "Los pilares de la tierra" viene de lejos. Cuando tenía catorce años se compró una guitarra de segunda mano pero nunca pensé dedicarse por entero a la banda porque no le gusta trasnochar pero sí beber Jack Daniels cuando acaba alguno de sus conciertos, habituales en el Acustic Cafe del Soho de Londres y en el Bottles Bar de Stevenge.

De allí ha salido en contadas ocasiones para ofrecer algún concierto en Frankfurt o Los Ángeles. Ahora hace lo propio con Madrid y no ha desaprovechado el viaje para visitar esta mañana el Palacio Real o degustar en la Cava Baja un buen plato de jamón serrano regado con uno de sus vinos preferidos, "Trasnocho".

Sobre sus planes literarios, pocas palabras. Ha confirmado que trabaja en una trilogía sobre el siglo XX cuyo primer tomo lleva por título "Caída de gigantes" y que el segundo estará ambientado en la Guerra Civil Española.

A la fiesta de esta noche, está previsto que asistan, entre otros, el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, el actor Carlos Bandem, el director de cine David Trueba o los escritores Lola Beccaría, Javier Cercas, Ildefonso Falcones y Fernando Marías.

El alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, también escuchará a Follet al que tratará de convencer de que actúe en el festival de Jazz de la capital alavesa en el mes de julio, dado que en fue en su catedral de Santa María la que cautivó al autor galés para inspirarse en "Un mundo sin fin".