"Slumdog Millionaire", una crítica de la pobreza y un canto al ingenio

  • Redacción Internacional, 12 feb (EFE).- "Slumdog millionaire", literalmente "Millonario de chabola", es una estupenda y entretenida película de Danny Boyle, que destaca el ingenio salido de la nada pero que no deja pasar la ocasión para mostrar en impactantes imágenes la pobreza que reina en las grandes ciudades de la India.

"Slumdog Millionaire", una crítica de la pobreza y un canto al ingenio

"Slumdog Millionaire", una crítica de la pobreza y un canto al ingenio

Redacción Internacional, 12 feb (EFE).- "Slumdog millionaire", literalmente "Millonario de chabola", es una estupenda y entretenida película de Danny Boyle, que destaca el ingenio salido de la nada pero que no deja pasar la ocasión para mostrar en impactantes imágenes la pobreza que reina en las grandes ciudades de la India.

En un claro homenaje al cine indio, a esa gran fábrica de musicales conocida como Bollywood, con una fotografía anaranjada y actores debutantes en su mayoría, Boyle construye una originalísima historia, aunque gran parte del mérito es de la novela en la que está basada, "¿Quiere ser millonario?", de Vikas Swarup.

La película arranca cuando el joven Jamal -magnífico en su permanente cara entre impasible y sorprendido, el británico de origen indio Dev Patel- está a falta de una sola pregunta para conseguir el mayor premio dado por un concurso televisivo en India, el popular "¿Quiere usted ser millonario?".

El show se interrumpe y Jamal es arrestado bajo la acusación de que está haciendo trampas. ¿Quién se va a creer que un joven criado en chabolas y sin ningún estudio ha podido responder a preguntas complicadas hasta para licenciados universitarios?.

Esa es la pregunta que irá respondiendo la película con una estructura plagada de flashbacks que nos lleva a ver a Jamal y a su hermano Salim de niños -espectaculares los dos actores que los interpretan- y que combina a la perfección los dos escenarios temporales de la historia.

Utilizando tremendos y a veces terroríficos escenarios reales, Boyle navega con destreza entre el hambre y el glamour, entre las multitudinarias chabolas y las escenas más intimistas.

A lo que ayuda un perfecto montaje, muy de su estilo de cortes rápidos y secuencias cortas que imprime un ritmo muy rápido a la historia, que combina con otro más lineal cuando hay que dar un respiro a los espectadores.

Boyle ofrece una historia tremendamente vital, impecablemente narrada e interpretada, que se aleja de los clichés tanto de las historias de concursos como de los dramas del tercer mundo y que es mucho más efectiva que la mayoría.

Dos horas de cine perfectamente aprovechadas y que ha sido una de las sorpresas de la cartelera. Con un presupuesto de poco más de 15 millones de dólares, ya lleva recaudados más de cien.

Entre el sinfín de premios recibidos por esta película, siete Bafta británicos y cuatro Globos de Oro -en ambos casos los de mejor filme, director y guión-, lo que la hacen estar en todas las quinielas de los Óscar, para los que tiene diez candidaturas.

Su máximo rival es el drama "El curioso caso de Benjamin Button", cuya originalidad radica en contar una vida al revés, pero que carece de la frescura y el interés del filme de Boyle.

Y un consejo: no se levanten de sus asientos cuando llegue el fin o se perderán el estupendo homenaje a los musicales de Bollywood que realiza Boyle.

"Slumdog Millionaire" se estrena este viernes en España, el próximo día 19 en Argentina y en marzo llegará al resto de Latinoamérica.

Alicia García de Francisco