Una antología recoge por primera vez la lírica medieval ibérica de siete siglos

  • Madrid, 9 feb (EFE).- Los hispanistas Carlos Alvar y Jenaro Talens han reunido, por primera vez, una antología de la lírica medieval producida en la península ibérica durante un periodo de siete siglos, en lo que ambos intentan que sea una obra "placentera" para quien se adentre en las páginas de "Locus amoenus".

Madrid, 9 feb (EFE).- Los hispanistas Carlos Alvar y Jenaro Talens han reunido, por primera vez, una antología de la lírica medieval producida en la península ibérica durante un periodo de siete siglos, en lo que ambos intentan que sea una obra "placentera" para quien se adentre en las páginas de "Locus amoenus".

En una edición bilingüe a partir de los textos originales en latín, árabe, hebreo, mozárabe, provenzal, galaico-portugués, castellano y catalán, lenguas que convivieron a lo largo de casi setecientos años en la Hispania medieval, Alvar y Talens recopilan más de cuatrocientas composiciones que conforman un rico mosaico de tradiciones poéticas y de poetas singulares.

La obra, publicada por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, supone una amplia muestra representativa de la poesía lírica realizada en la península ibérica durante el largo periodo que separa la caída del Imperio Romano de los inicios del Renacimiento, con la que se pretende realizar una aproximación a una época caracterizada por una pluralidad de culturas.

Nicanor Vélez, editor de la cuidada colección de poesía de Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, aseguró que lo que recibe el lector con esta antología es el fruto "de muchos años de trabajo", en la que priman, según afirmó en la presentación de la obra, el "buen trabajo, el rigor académico, la finura y una gran sensibilidad poética".

Para Jenaro Talens, catedrático de Literaturas Hispánicas en la Universidad de Ginebra, poeta y traductor, la idea de "antologizar" la poesía medieval es "un sueño cumplido" de su época de estudiante en Granada, aunque reconoció que las dificultades que planteaba este reto siempre le hacían aparcar el proyecto.

"Yo no soy medievalista", señaló Talens, quien subrayó que convencer a Carlos Alvar, con un conocimiento filológico preciso de la literatura medieval, le dejó "las espaldas cubiertas" para centrarse él en otros aspectos del libro que había que abordar.

En su opinión, el principal obstáculo que salva "Locus amoenus. Antología de la lírica medieval de la península ibérica" es el de eliminar las incómodas notas a pie de texto que explican que su contenido está escrito siguiendo una norma filológica correcta.

Para Talens, la poesía medieval "está mucho más cerca del lector contemporáneo de lo que nos creemos", y puso de manifiesto que la antología permite "una lectura abierta, interpretable para cada lector".

Por su parte, Carlos Alvar, catedrático de Literatura Española Medieval y del Renacimiento en la Universidad de Ginebra y presidente de la Asociación Internacional de Hispanistas, opinó que el principal objetivo del libro, como indica su título ("lugar placentero" en latín), es hacer que su lectura sea "un sitio apacible" para el lector.

Alvar indicó que entre los textos conservados de forma escrita incluidos en el libro están 60 jarchas mozárabes, el Cancionero de Ripoll, el único de poesía latina que consta como escrito en la península ibérica, algunas obras de los 300 poetas de gallego-portugués, la de los 600 trovadores que escribían provenzal, la de poetas catalanes y una representación de la prolífica obra de poesía castellana de cancionero.