Unos 300 santanderinos aclaman a los Reyes a su llegada al Parlamento de Cantabria

Revilla regala al Rey una reproducción en plata de la fachada del Parlamento, y a la Reina y a Chacón un alfiler de plata

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS)

Unos 300 santanderinos aplaudieron y vitorearon hoy a los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, a su llegada al Parlamento de Cantabria, institución que visitan por primera vez, y a la que acuden para participar en un pasamanos y una cena con motivo de la celebración este fin de semana en la capital cántabra de los actos del Día de las Fuerzas Armadas.

Además, los Reyes fueron recibieron obsequios del presidente de Cantabria. Revilla regaló a Don Juan Carlos una reproducción en plata del edificio del Parlamento; y a la Reina doña Sofía y a la ministra de Defensa, Carme Chacón, les hizo entrega de un alfiler de plata de la Cámara cántabra, que la Reina se puso.

Los Reyes fueron recibidos a la puerta de la Cámara cántabra por el presidente de la institución, Miguel Ángel Palacio; el delegado de Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez; el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna; la ministra de Defensa, Carme Chacón; el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general del Aire Julio Rodríguez y la vicepresidenta del Gobierno cántabro, Dolores Gorostiaga.

Don Juan Carlos y dona Sofía saludaron con la mano a la salida del coche al público presente, que se concentró en las inmediaciones del Parlamento y entre los que había personas que portaban la bandera de España.

Tras esto, entraron en el Parlamento, y se desplazaron a la primera planta, donde presidieron un besamanos para los 240 invitados a la cena, comenzado por la esposa del Jefe del Estado Mayor de la Defensa y las autoridades militares y sus esposas.

Posteriormente, participaron en el Besamanos los miembros de la Mesa del Parlamento de Cantabria y los portavoces de los tres grupos de la Cámara, Francisco Javier Rodríguez Argüeso (PP), Rafael de la Sierra (PRC) y Francisco Fernández Mañanes (PSOE).

Tras ellos, los diputados y senadores nacionales por Cantabria, y el rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez-Solana (UC), a su vez presidente de la Conferencia Universitaria de Rectores Españoles (CRUE), y representantes de las corporaciones municipales.

Por parte de la sociedad civil se encontraban representantes como el presidente de la patronal cántabra Ceoe-Cepyme, Miguel Mirones; el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores, Fidel González Cuevas; la secretaria general del sindicato UGT, María Jesús Cedrún o el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), César Tolosa, entre otros.

Después, se desplazaron al despacho del presidente del Parlamento. Allí, el jefe del Ejecutivo cántabro, Miguel Ángel Revilla, regaló al Rey don Juan Carlos una reproducción en plata de la fachada del antiguo Hospital San Rafael, sede del Parlamento.

Y tanto a la Reina doña Sofía como a la ministra de Defensa, Carme Chacón, les obsequió con un alfiler de plata de la Cámara cántabra. La reina se le colocó en el traje. Posteriormente, los monarcas firmaron en el Libro de Honor del Parlamento.

La cena institucional, con un menú a base de productos cántabros como las anchoas y con 240 invitados, comenzó con un brindis con champán a cargo del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

LLEGADA DE AUTORIDADES

Previamente a la llegada de los monarcas, habían ido llegando los invitados al acto, como miembros del Gobierno de Cantabria, autoridades militares o el presidente de la patronal Ceoe-Cepyme, Miguel Mirones, además del senador socialista cántabro Jaime Blanco, presidente de la Comisión de Defensa del Senado y la concejala del PSOE de Santander, Rosa Inés García, o el ex presidente de Cantabria y diputado nacional del PP, José Joaquín Martínez Sieso.

También llegó el jugador de golf Severiano Ballesteros, que se repone de un tumor cerebral, y que fue recibido entre numerosos aplausos por parte del público congregado. El de Pedreña fue saludado por el presidente del Parlamento y el delegado de Gobierno. Ballesteros también ha participado hoy en la jura de bandera que se ha celebrado en Santander con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, en lo que ha sido su segunda aparición pública después de recibir el alta tras su enfermedad.

Posteriormente acudió el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, que al salir del coche saludó al público, que le recibió con aplausos, y que se acercó a departir con varias personas. También fue aplaudida y recibida con silbidos de elogio la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

MENÚ

El menú de la cena de gala, que se celebra en el patio del Parlamento cántabro habilitado para la ocasión, se caracteriza por un protagonismo especial de productos típicos de la gastronomía cántabra, como las anchoas, el pescado, o postres de sobao y almendrados de Torrelavega.

En concreto, estará compuesto por anchoas de Santoña con aceite de oliva virgen; espuma de tomate con gelee de frutos de mar y cuchara de bocarte marinado con crema fresca al eneldo; sopa cremosa de calabaza, habitas, trigueros y guisantes tiernos, con ravioli de bogavante, centollo y erizos del Cantábrico; lubina de la costa cántabra en compota de cebolla roja, con su jugo tostado sobre puré de coliflor; torrija caramelizada de sobao pasiego, con frutas de temporada, natillas, frambuesas y helado de leche de nuestros valles; y polkas y almendrados de Torrelavega, y cubo de chocolate con pistachos. La cena estará regada con Ribera del Asón blanco cosecha 2008 y Rioja reserva 2003, y cava Gran Reserva 2005.

A la cena, de la que se encarga una empresa de cátering cántabra, asistencia 240 invitados, 150 de ellos militares de alta graduación y el resto autoridades políticas e institucionales de la región. La cena se celebró en el patio central del Parlamento, habilitado para la ocasión.

En la mesa presidencial se encontraban los Reyes, Revilla, el presidente del Parlamento; la vicepresidenta de Cantabria, Dolores Gorostiaga; el alcalde de Santander, el delegado de Gobierno, el jefe del JEMAD y la ministra de Defensa.

En el resto de las mesas, unas 25 ó 26 más dispuestas en torno a la central, se sentaban diez personas en cada una de ellas.

Las mesas están adornadas con un centro floral y las columnas del patio, de cuya ornamentación se ocupa el Parlamento, con cuadrados modernistas sobre los que se colocarán flores, dentro de una estética muy moderna que no se ha visto en ningún otro acto de Cantabria.

Sirven la cena 50 camareros y, una vez que finalice, sobre las once de la noche, se servirá café a los invitados, que lo tomarán ya de pie y en 'corrillos' antes de abandonar el Parlamento.

El Rey don Juan Carlos presidirá mañana en Santander un acto de homenaje a la bandera y los Caídos, que pondrá fin a los actos del Día de las Fuerzas Armadas de 2009.