Varias generaciones de uruguayos acuden a la sentida despedida de Mario Benedetti

  • Montevideo, 18 may (EFE).- Varias generaciones de uruguayos desfilaron hoy, muchos con los ojos llorosos, ante el féretro con los restos del escritor Mario Benedetti, que dejó a su "paisito" una obra amplia, diversa y reconocida en todo el mundo.

Montevideo, 18 may (EFE).- Varias generaciones de uruguayos desfilaron hoy, muchos con los ojos llorosos, ante el féretro con los restos del escritor Mario Benedetti, que dejó a su "paisito" una obra amplia, diversa y reconocida en todo el mundo.

Centenares de personas se dieron cita hoy en la sede del Parlamento uruguayo para rendir un último homenaje y decir adiós a uno de los escritores más versátiles y prolíficos de Iberoamérica, fallecido el domingo en su residencia de Montevideo, a los 88 años.

"Fue un creador fértil y generoso, un querido maestro que desbordó géneros", destacó el cantautor Daniel Vigletti, amigo personal de Benedetti, con quien compartió escenarios en varias partes del mundo mezclando poesía y música.

"Mario siempre fue un hombre comprometido, que se jugó por sus ideas, dentro del Uruguay y en el exilio, y defendió los derechos humanos hasta el último día de su vida", agregó.

Benedetti "fue o es, porque me cuesta hablar en pasado, un hombre que desparramó sentimientos y obra por todo el mundo", señaló.

"Superó generaciones y hoy son muchos los jóvenes que lo leen y sienten avidez por conocer su obra", destacó.

"Hoy al paisito, como tan cariñosamente le decía Mario a Uruguay, se le cae una lágrima de luto", agregó el músico.

Viglietti fue el primer amigo de Benedetti que llegó a la capilla ardiente instalada en el solemne Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo. Allí estuvo junto a Ariel Silva, secretario del escritor, para rendirle un último homenaje.

Poco después llegó el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, junto al vicepresidente Rodolfo Nin Novoa.

Los precandidatos presidenciales de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio, de la cual Benedetti fue uno de los fundadores, en 1971, Danilo Astori y José "Pepe" Mujica, también acudieron a dejar sus condolencias a familiares y amigos.

Benedetti fue "un pequeño gran hombre al que vamos a extrañar mucho", dijo Astori.

Mujica destacó que Benedetti "tuvo la gran virtud de poder decir en cuatro frases cosas que para otros es imposible transmitir".

El rector de la Universidad de la República, Rodigo Arocena, el coordinador de la principal central obrera del país, Juan Castillo, el viceministro de Educación y Cultura, Felipe Michelini, varios de sus colegas escritores y las embajadoras de España y Cuba, Aurora Díaz-Rato y Marielena Ruiz Capote, respectivamente, se mezclaron con decenas de uruguayos de a pie y de las más diversas edades.

Todos, incluidos niños, querían rendir homenaje a quien fue considerado un símbolo comprometido de la literatura iberoamericana.

"Vivió y encarnó la identidad igualitaria del Uruguay, pese a ser uno de los más grandes creadores que tuvo el país", dijo Arocena

"Cuando me enteré de la noticia, me vino a la memoria una reunión que hicimos en Holanda entre uruguayos emigrados en la que Benedetti, ya famoso, nos acompañó durmiendo en el suelo en una casa prestada para hablar como uno más de los esfuerzos por recuperar la libertad y la democracia", agregó.

El velatorio del Benedetti, coincide -¡vaya paradoja!- con los festejos por el Día del Ejército y el Soldado en Uruguay, a los que el autor estuvo enfrentado durante la dictadura que gobernó el país de 1973 a 1985.

La mayoría de esos años el autor de "La tregua", "Montevideanos" y tantas otras obras, los vivió en el exilio, entre Argentina, Perú, Cuba y España.

Benedetti, autor de más de ochenta libros de poesía, novela, cuentos, ensayos, así como guiones de cine, fue galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999), el Premio Iberoamericano José Martí (2001) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005), entre otros galardones.

El velatorio de Benedetti, se extenderá durante toda la jornada y mañana sus restos serán sepultados en el Panteón Nacional.

La muerte de Benedetti ha despertado pesar en escritores, músicos y políticos de América Latina y España, que han destacado sus virtudes como ser humano y no solo las literarias.

El cantautor español Joan Manuel Serrat, que puso música a algunos de los poemas de Benedetti, se refirió a otro gran poeta de la lengua española para recordarle.

"Como diría (Antonio) Machado, fue un hombre en el mejor sentido de la palabra, un hombre bueno", dijo hoy a Efe Serrat, "amigo" de Mario Benedetti.

Lo más destacado por quienes tuvieron hoy palabras de elogio para el autor nacido en Paso de los Toros el 14 de septiembre de 1920 fueron su sencillez, su bondad, su lealtad a sus convicciones y su empeño en llegar a todos con su poesía.