Varios arquitectos critican los edificios "icono" y piden un modelo sostenible

  • Granada, 7 may (EFE).- Los arquitectos Juan Miguel Hernández de León y Mikel Landa y el historiador de esta disciplina artística William J.R. Curtis han criticado hoy la proliferación de edificios "icono" en medio mundo y han pedido que, en tiempos de crisis, se busque una arquitectura sostenible y comprometida socialmente.

Granada, 7 may (EFE).- Los arquitectos Juan Miguel Hernández de León y Mikel Landa y el historiador de esta disciplina artística William J.R. Curtis han criticado hoy la proliferación de edificios "icono" en medio mundo y han pedido que, en tiempos de crisis, se busque una arquitectura sostenible y comprometida socialmente.

Estas opiniones forman parte del debate sobre arquitectura sostenible que hoy sirvió de pistoletazo de salida para el "Hay Festival Alhambra 2009", que durante cuatro días reunirá en Granada a escritores, intelectuales, periodistas y artistas, procedentes de numerosos países, en esa fiesta de la palabra que es cada edición de este festival.

La Alhambra es, según Curtis, "un microcosmos de mundos y culturas solapadas, un mito edificado, un poema en tres dimensiones", y en uno de los palacios más significativos de este recinto, el de Carlos V, se habló de arquitectura y se planteó la necesidad de alcanzar nuevos modelos, más adecuados a los tiempos que corren.

La arquitectura ha sufrido últimamente "los excesos del 'sistema estrella', las distorsiones del capitalismo globalizado y la privatización implacable del espacio público. La ciudad se ha visto reducida a un circo de trucos formalistas en los que los edificios 'icono' piden atención a gritos".

Con estas palabras comenzó Curtis, prestigioso escritor y crítico de arquitectura, su "Meditación sobre la Alhambra", en la que aseguró que los "gestos sensacionalistas" en el arte de la edificación carecen de valor duradero y son "simplemente recursos para seducir a los políticos e inversores".

En su opinión, la arquitectura "debe servir a largo plazo tanto a la sociedad como a la cultura", y debe contribuir a mejorar "la ciudad, el paisaje y al naturaleza".

Hernández de León, presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid, afirmó que la crisis influirá lógicamente en que se construyan menos edificios y viviendas, pero "no tiene por qué condicionar la lógica arquitectónica", y prueba de ello es que en la crisis de 1929 se idearon muchos de los "máximos modelos de la arquitectura del siglo XX".

Mikel Landa, profesor de la Escuela de Arquitectura de Navarra, cree que la edificación se debe mirar hoy día "de una forma más humilde, más tranquila, y se deben utilizar los materiales tradicionales, todo ello con vistas a conseguir "una arquitectura nueva, sostenible".

Esa arquitectura es muy distinta a la "mediática" que tanto se potencia en la actualidad, quizá, dijo Landa, porque "las ideas se agotan".

Cuando se entiende la arquitectura como "un problema visual", se cae en la proliferación de edificios "icono", un tipo de construcción que podría "quedar situada en el olvido" si se tuvieran en cuenta "los valores esenciales" de esta disciplina.

La Alhambra invita a hacer una lectura contemporánea de los valores del pasado, y así lo entendieron los arquitectos e historiadores que a finales de los 50 firmaron el "Manifiesto de la Alhambra", que propuso "cuestiones de enorme valor" para la arquitectura española, según recordó Hernández de León.

Y la Alhambra, añadió Curtis, puede servir hoy de "espejo, lente o quizás como un cristal a través del cual pueden refractarse verdades e ideas".

Este edificio "obsesiona" en la actualidad a los que están "preocupados con la búsqueda del adecuado equilibrio entre lo local y lo universal en los países en vías de desarrollo", afirmó Curtis, para quien, en épocas de crisis, conviene "comprender los principios de la arquitectura del pasado y transformarlos en términos modernos".

Antes de este debate, la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres; el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Granada, Juan García Montero; el director del Hay Festival, Peter Florence, la directora del Patronato de la Alhambra, María del Mar Villafranca, y el director de la Fundación Mapfre, Pablo Jiménez Burillo, dieron la bienvenida a todos los participantes en esta gran fiesta cultural.