Veinte años después de la caída del muro de Berlín, el mundo viaja sin rumbo

  • Granada, 7 may (EFE).- Veinte años después de la caída del muro de Berlín, el mundo "viaja sin destino", la incertidumbre se ha instalado "en el corazón del sistema", y la crisis global marca el comienzo de una etapa "postamericana", en la que Estados Unidos tendrá que contar con otras superpotencias.

Veinte años después de la caída del muro de Berlín, el mundo viaja sin rumbo

Veinte años después de la caída del muro de Berlín, el mundo viaja sin rumbo

Granada, 7 may (EFE).- Veinte años después de la caída del muro de Berlín, el mundo "viaja sin destino", la incertidumbre se ha instalado "en el corazón del sistema", y la crisis global marca el comienzo de una etapa "postamericana", en la que Estados Unidos tendrá que contar con otras superpotencias.

Estas son algunas de las ideas que se barajaron hoy en el debate del "Hay Festival Alhambra" dedicado a analizar las consecuencias de la caída del Muro, que contó con la intervención de los periodistas y escritores José María Ridao, Miguel Ángel Aguilar, Francisco González Basterra, Antonio Cambril y Daniel Peral.

Veinte años dan mucho de sí, y en este tiempo se ha tambaleado el sistema capitalista, el comunismo ha perdido mucha fuerza, y, como diría Ridao, no opera "el reconocimiento del enemigo", como sucedía en la época de la Guerra Fría, que, aunque fue "extraordinariamente difícil, impidió el holocausto nuclear".

"El comunismo no era el enemigo. El capitalismo puede morir de éxito y su mayor enemigo es el propio sistema capitalista", afirmó Antonio Cambril, director de "La Opinión de Granada", para quien, dada la situación actual que vive el mundo, "dentro de 10 ó 15 años la mitad de la población occidental trabajará en situación de incertidumbre".

Ante el numeroso público que llenaba el teatro de Caja Granada, González Basterra, que, entre otros cargos, ha sido corresponsal en Washington de "El País" y director de los servicios informativos de Canal +, señaló que el nacimiento de la crisis global "refuerza la pérdida de poder de Estados Unidos", aunque seguirá siendo "una potencia indispensable, al menos en los próximos veinte años".

"Ningún gran reto se podrá afrontar sin Estados Unidos, pero tendrá que contar con otras potencias menores", aseguró González Basterra, para quien, tras los ocho años de gobierno de George Bush, que puso de relieve "el declive de la sociedad norteamericana", la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca devuelve las esperanzas.

Obama es "un político mestizo, que representa muy bien lo que ocurre en el mundo", y, por sus características, "puede entender" a los países musulmanes.

La crisis que vive el sistema capitalista y "los riesgos y amenazas" que hay en el panorama internacional, podría llevar a más de uno a "sentir melancolía por los mundos perdidos", aquellos que estaban vigentes antes de la caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989.

Pero José María Ridao, diplomático y colaborador de "El País" y de la Cadena Ser, cree que "hay que desterrar esa melancolía", porque ni era perfecto aquel mundo ni el actual sirve tampoco de modelo, dado que la crisis financiera puede dejar en el paro a millones de personas.

Lo importante, añadió Ridao, es seguir preguntándose cómo conseguir hoy día "una sociedad más justa".

En el 89, subrayó Miguel Ángel Aguilar, que fue director de Información de la Agencia EFE del 86 al 90 y que actualmente es comentarista y analista político en diversos medios de comunicación, "las ventajas aparentes del materialismo se vinieron abajo" y dejó de haber "un enemigo verosímil". Sin ese enemigo "la OTAN dejó de ser lo que era".

Daniel Peral, corresponsal de TVE en Berlín, Lisboa, Jerusalén y Nueva York, señaló que la caída del Muro no acabó del todo con "las dos Alemanias". Hoy día el índice de paro del oeste del país es del 6,6 por ciento, mientras que en el este es del 14 por ciento.