Málaga.- Unas 150.000 personas asisten al I Festival Intercultural, en el que más de 50 países muestran sus costumbres

La plaza de la Marina de Málaga acoge durante tres semanas este evento, donde se ofrece gastronomía, música y arte

MÁLAGA, 10 (EUROPA PRESS)

Unos 150.000 visitantes pasaron desde el 18 de abril por el I Festival Intercultural 'Ciudad de Málaga', que terminó hoy domingo y en el que más de 50 países y naciones de los cinco continentes, así como numerosas comunidades autónomas españolas, ofrecieron sus costumbres y tradiciones, tanto gastronómicas como musicales y artísticas, con la venta, además, de productos típicos.

Un total de 44 asociaciones de inmigrantes estuvieron presentes estas tres semanas en la plaza de la Marina, donde, además, actuaron más de un centenar de artistas de todas partes del mundo y donde podían verse 19 carpas gastronómicas y 80 expositores, según informó a Europa Press el concejal de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Málaga, Julio Andrade, quien calificó de "muy positivo" este festival, por lo que aseguró que "ha sido la primera piedra de muchos futuros".

En el montaje de las instalaciones de este festival, organizado por el Área de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Málaga y financiado por la Fundación Bancaja, participaron 70 personas, habiendo sido necesario contar con 12 tráilers y 3.000 metros de cables.

Respecto a las asociaciones de inmigrantes, Andrade resaltó que "vienen trabajando muy duro desde hace tiempo y queríamos que tuvieran el lugar que merecen en este festival". "El objetivo era promover la integración social, así como construir un modelo de interacción intercultural enriquecedor para la sociedad malagueña y potenciar la solidaridad con las naciones y pueblos más necesitados y sensibilizar y captar la colaboración y concienciación del público asistente, y creo que lo hemos conseguido con creces", aseguró.

Este evento permitió a las distintas organizaciones establecer contactos entre ellas, habiéndose dado cuenta de que "es mejor trabajar en red". Además, señaló que "los malagueños han conocido los proyectos de cooperación que llevan a cabo y con sus aportaciones se podrá contribuir a su desarrollo".

DEBATES

Durante el festival también hubo tiempo para el debate y el intercambio. Así, en la última semana se llevaron a cabo numerosos foros entre personal técnico y público asistente acerca de materias como la Ley de Extranjería, los centros de internamiento para extranjeros, la mujer y la diversidad, entre otros asuntos.

En estas jornadas también se proyectaron casi una decena de películas --cortometrajes o largometrajes--, que, posteriormente, se llevaron a debate y que fueron moderadas por las propias asociaciones implicadas.

De igual modo, se ofreció asesoramiento socio-legal a la población extranjera que lo solicitó, pudiendo haber resuelto de manera gratuita sus dudas con respecto a cuestiones sanitarias, laborales, familiares, etcétera.

Además, en el marco del festival se organizaron actividades paralelas, tales como la conferencia sobre 'Inmigración, participación política y diversidad', celebrada el pasado viernes en el Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM), o el Reloj del Hambre, en colaboración con la ONG Acción contra el Hambre y la Fundación Voces, que terminó con la lectura de un manifiesto por parte del actor cordobés Fernando Tejero ante más de 200 asistentes.

Con motivo del Día Mundial de la Educación y bajo el lema 'Abre un libro, abre el mundo', se reunieron más de 600 alumnos junto con el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, para apoyar la Campaña Mundial por la Educación. Igualmente, ayer sábado se celebró el Día Internacional del Comercio Justo con una campaña de sensibilización ciudadana, una charla-coloquio con productores de café de Colombia y una degustación de productos de comercio justo.

MARCHA MUNDIAL POR LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA

También desde el Área quisieron involucrar a los clubes malagueños en esta causa. Así, el pasado viernes contaron con la visita de Adriano y Pablo Barros, jugadores del Málaga C.F., y, anteriormente, de Carlos Jiménez y Thomas Kelati, ambos del Unicaja. Todos ellos firmaron su adhesión a la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia (www.marchamundial.org), una iniciativa de la organización Mundo Sin Guerras, que comenzará en Wellington (Nueva Zelanda) el próximo 2 de octubre y pasará por la ciudad de Málaga el 16 de noviembre.

"Independientemente del éxito tan rotundo que hemos tenido con este primer festival, lo más importante para nosotros ha sido la ilusión y el esfuerzo por parte de las asociaciones implicadas, y sobre todo nos sentimos satisfechos de haber logrado, una vez más, integrar a la sociedad malagueña con los extranjeros que han decidido vivir en la ciudad de Málaga", manifestó Andrade.