El rol de los estudiantes de periodismo en el nuevo mercado informativo

JEFF JARVIS/Buzzmachine Jeff Jarvis cree que la producción de las noticias será colaborativa y complementaria en un futuro cercano. Con un esquema basado en la asociación, en la que los medios se "reparten" las coberturas para abarcar un mayor espectro, se abren -afirma Jarvis- nuevas posibilidades para sumar a otros actores al sistema, entre ellos a los estudiantes de periodismo. El periodista de The Guardian señala que a medida que cambie la profesión deberá modificarse también la forma en que se enseña, y se aprende.

Imaginad un nuevo mercado para la cobertura de noticias locales.

Empezad por aquí: en CUNY, nuestros estudiantes escriben sobre Nueva York, y muchos de sus trabajos terminan en publicaciones y en páginas web de la ciudad gracias a nuestro NYCity News Service, editado y dirigido por Jere Hester, antiguo editor de Local en el NY Daily News.

Hemos estado viendo cómo nuestros estudiantes pueden ayudar y colaborar más con los proveedores de noticias locales que se van encogiendo. Mi amigo Jay Rosen, de NYU, y yo también hemos estado hablando sobre esto, y nos ha inspirado confianza la organización de un nuevo consorcio para compartir contenido entre una puñado de periódicos del área de Nueva York. ¿Cómo podrían los estudiantes de periodismo contribuir a ese o a otros consorcios similares que se están creando a lo largo del país? ¿Cómo podemos usar los buenos esfuerzos de los estudiantes para asegurarnos de que se cubren más noticias y que su cobertura tiene más alcance? Jay y Jack Lail rebotaron la idea de un lado a otro en Twitter este fin de semana.

Traslademos este concepto a su extensión lógica y veremos el inicio de un mercado de noticias y coberturas. En un consorcio de medios escritos, tiene todo el sentido que un periódico le pregunte a otro: "¿Estás cubriendo esto? Si tú lo haces yo no lo haré, y podré cubrir otra cosa que podamos compartir". Eso conducirá inevitablemente a un mercado de coberturas por encargo, y una vez que exista ya no hay motivo por el que otros no se puedan sumar al mismo: estudiantes de periodismo, freelancers, fotógrafos, bloggers. ¿Preocupados por la calidad? Bueno, habrá un proceso de subasta a la inversa: si tres personas se apuntan para la misma cobertura, el encargo se lo llevará el que tiene mejores trabajos publicados. Si nadie se apunta, quizás la tarifa por esa tarea aumente. Es un mercado, y espero poder tentar a Jay para que use a los alumnos de su nuevo programa Studio para darle una vuelta.

Lo que acabamos de construir es un nuevo ecosistema de noticias que trata de asegurar que se cubren más noticias. Es colaborativo y complementario, como creo que serán las noticias (tendrán que ser) en el futuro. Sí, también se podría decir que es anticompetitivo, pero ese es el menor de los problemas de las organizaciones informativas hoy en día (y, de nuevo, esta es la idea principal sobre el futuro de las noticias que comparto con David Carr).

Desde la perspectiva de una organización informativa, una vez se abre un consorcio/mercado/ecosistema de noticias, se requieren diferentes habilidades para gestionarlo: encontrar y conocer el talento, y ayudar a hacerlo mejor (organizando, seleccionando, educando). Desde la perspectiva de la comunidad, esperemos que las historias importantes no terminen sólo con un periodista y un punto de vista (creo que el ego editorial se encargará de eso), sino que además se cubrirán más noticias. Desde la perspectiva de la escuela de periodismo, hay unas cuantas preguntas, como por ejemplo cómo deberían encajar estas coberturas y oportunidades en el curriculum educativo para asegurarse que los estudiantes terminan con una amplia gama de habilidades y no sólo los ejemplos de trabajos publicados que necesitan.

Preguntémonos también sobre el papel más amplio de las escuelas de periodismo, puesto que la educación es cada vez más importante en el periodismo que se practica en los nuevos medios y en la comunidad: los profesionales necesitan recibir formación en nuevos medios y nuevas capacidades (mientras todavía tengan trabajo o se reinventan a si mismos por su cuenta), y la comunidad a menudo quiere recibir formación en las herramientas de los nuevos medios y en habilidades periodísticas. El periódico South Coast ha formado a más de 600 miembros de su comunidad en un ambicioso curso de ocho semanas y está reclutando a más. El Oakland Press también está dando clases. Unos periódicos y una universidad en Minnesota han conseguido una subvención estatal para formar de nuevo a periodistas profesionales. Ahora añadamos esto: el Trinity Mirror, en Reino Unido, está contratando a chavales de instituto para que trabajen en blogs hiperlocales. Robert Niles también argumenta que por buscar profesionalidad las organizaciones informativas locales (especialmente la televisión, diría yo) se desconectaron de sus comunidades, y que deberían contratar a gente en esas comunidades.

El papel de la educación periodística y los estudiantes de periodismo en sus comunidades cambiará a medida que cambie el periodismo. Está naciendo un nuevo ecosistema, y nuestros roles en él también cambiarán.