Los dueños de una discoteca piden disculpas a una diputada nicaragüense de raza negra

  • Managua, 17 feb (EFE).- Los propietarios de una discoteca de Managua pidieron hoy disculpas a una diputada nicaragüense del Parlamento Centroamericano (Parlacen) que los denunció ante las autoridades de este país por negarle la entrada a ese centro de diversiones, al parecer, por ser de raza negra.

Los dueños de una discoteca piden disculpas a una diputada nicaragüense de raza negra

Los dueños de una discoteca piden disculpas a una diputada nicaragüense de raza negra

Managua, 17 feb (EFE).- Los propietarios de una discoteca de Managua pidieron hoy disculpas a una diputada nicaragüense del Parlamento Centroamericano (Parlacen) que los denunció ante las autoridades de este país por negarle la entrada a ese centro de diversiones, al parecer, por ser de raza negra.

Los dueños del centro nocturno El Chamán, en un comunicado, ofrecieron sus "sinceras disculpas" a la legisladora suplente del Parlacen, Bridget Yvonne Budier Bryan, del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el Gobierno en Nicaragua.

Budier Bryan, originaria del municipio de Bluefieds, capital del Caribe sur del país, habitada por negros descendientes de esclavos, indígenas y mestizos, acusó a la discoteca El Chamán de racista por negarle la entrada a ese centro nocturno, al que intentó ingresar con cuatro amigos, todos de tez morena.

La funcionaria protestó ante el Ministerio Público y ante la Procuraduría de Derechos Humanos, que se han hecho eco de su denuncia tras el incidente, ocurrido el pasado 6 de febrero.

Los dueños de El Chamán se comprometieron a investigar su caso y tomar las medidas administrativas necesarias para evitar situaciones como esa.

"Reafirmamos ante la opinión pública nicaragüense, y en especial ante la comunidad de la Costa Caribe, que El Chamán lamenta muchísimo que la diputada Budier y sus acompañantes se hayan sentido discriminados", agregaron.

En la misiva admiten que en la discoteca tienen "una política de admisión que tiene que ver básicamente con la edad legal, código de vestimenta, ebriedad, actitudes agresivas, entre otras", pero no por el color de la piel.

Los propietarios de ese centro de diversiones, descendientes de palestinos, aseguran que son "multiétnicos".

El procurador de Derechos Humanos de Nicaragua, el ex guerrillero sandinista Omar Cabezas, exigió el pasado lunes a las autoridades el cierre de al menos tres discotecas de Managua donde han identificado actos de discriminación racial.

El ombudsman nicaragüense afirmó que las discotecas El Chamán, Hipa Hipa y Brothers, ubicadas en la zona rosa de la capital del país, no aceptan a personas de raza negra entre su clientela.

Las comunidades negras en Nicaragua son rama, garífuna, mayangna-sumu, miskitu (la mayoritaria), ulwa, creole (kriol) y mestizo de la Costa Caribe, que representan cerca del cinco por ciento de la población, según el censo nacional.