La Casa Blanca da la bienvenida a la liberación de la periodista Roxana Saberi

  • Washington, 11 may (EFE).- La Casa Blanca dio hoy la bienvenida a la puesta en libertad en Irán de la periodista estadounidense-iraní Roxana Saberi, después de que un juez suspendió la condena de ocho años de cárcel que se había impuesto a la reportera.

Washington, 11 may (EFE).- La Casa Blanca dio hoy la bienvenida a la puesta en libertad en Irán de la periodista estadounidense-iraní Roxana Saberi, después de que un juez suspendió la condena de ocho años de cárcel que se había impuesto a la reportera.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó que Saberi, que había sido declarada culpable de espionaje, fue acusada sin razón pero que el Gobierno de EE.UU. "da la bienvenida a este gesto humanitario".

El presidente Barack Obama, afirmó Gibbs, "tiene muchas ganas" de dar la bienvenida a Saberi de regreso en Estados Unidos.

Previamente, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, había expresado su satisfacción por la puesta en libertad de la comunicadora y se declaró "muy alentada" por esa decisión.

La periodista se encuentra actualmente con su familia en Irán y "abandonará Teherán para regresar a EE.UU. en los próximos días" indicó Clinton.

Saberi fue liberada hoy después de que el Tribunal de Apelación iraní revisó la condena de ocho años en prisión que una corte le había impuesto el pasado 18 de abril por un supuesto delito de espionaje en favor de Estados Unidos.

En concreto, decidió reducir la pena a dos años de cárcel, imponer una fianza y mantener la sentencia en suspenso durante los próximos cinco años.

La titular de la diplomacia estadounidense se había interesado personalmente por el caso de Saberi y había pedido en varias ocasiones públicamente su puesta en libertad.

La delegación estadounidense que encabezó Clinton en la conferencia internacional sobre Afganistán en abril pasado entregó a las autoridades iraníes en La Haya una carta en la que explicaba que las liberaciones de Saberi y de un agente del FBI desaparecido serían entendidas como gestos de buena voluntad.