Mehta y La Fura hacen posible el arte total con "El Ocaso de los Dioses"

  • Valencia, 31 may (EFE).- Zubin Mehta, en la dirección musical, y Carlus Pedrissa (La Fura dels Baus), en la dirección escénica, han hecho posible el arte total con la producción de "El ocaso de los dioses", de Richard Wagner, estrenada hoy en el Palau de les Arts de Valencia.

Mehta y La Fura hacen posible el arte total con "El Ocaso de los Dioses"

Mehta y La Fura hacen posible el arte total con "El Ocaso de los Dioses"

Valencia, 31 may (EFE).- Zubin Mehta, en la dirección musical, y Carlus Pedrissa (La Fura dels Baus), en la dirección escénica, han hecho posible el arte total con la producción de "El ocaso de los dioses", de Richard Wagner, estrenada hoy en el Palau de les Arts de Valencia.

En esta cuarta entrega de la tetralogía wagneriana de "El Anillo del Nibelungo", Carlus Padrissa consigue dar el paso de lo mítico a la modernidad, combinando la leyenda con ambientes de actualidad.

El resultado es un auténtico espectáculo, con paneles que proyectan las videocreaciones, hologramas y presencia de mecanismos para dar vida a todos los seres mitológicos descritos por Wagner.

A destacar las escenas de la conquista de Brunnilde en el primer acto, la fiesta final de los esponsales del segundo acto, la de las valkirias en el Rin del inicio del tercer acto y la marcha fúnebre de Sigfrido por los pasillos del patio de butacas, con reminiscencias entre el entierro del Cristo en una procesión de semana Santa y el de un fundamentalista.

Al final de la ópera, entre las llamas que consumen a Sigfrido (en otra referencia a la tradición del fuego valenciana), unas frases condenaban la hipocresía y los pactos y hacían una petición: dejad que sólo exista el amor.

Zubin Metha ha logrado la excelencia en la dirección musical al frente de la orquesta de la Comunitat Valenciana que ha sabido estar a la altura de lo que este reto representaba para su gran juventud.

Una notable actuación alcanzó en términos generales el reparto, con mención especial para Jennifer Wilson (Brunnilde), Lance Ryan (Sigfrido) y Mati Salmien (Hagen).

Con esta última ópera de El Anillo del Nibelungo ha arrancado la segunda edición del Festival del Mediterrani, un festival que presenta por primera vez en España una producción propia de la tetralogía wagneriana, de la que se representarán dos ciclos completos hasta el 30 de junio.

El Palau de les Arts de Valencia se sitúa así entre los grandes coliseos internacionales que se han atrevido con esta magna obra, que en sus cuatro óperas sobrepasa las 15 horas de duración y que fue concebida por el propio Wagner como un ejercicio de "arte total".

Coproducida conjuntamente con el festival del Maggio Fiorentino, la tetralogía wagneriana ha sido el hilo conductor del Festival del Mediterráneo desde sus propios inicios: El Oro del Rin y La Valquiria se representaron en la primavera de 2007, tras la primera temporada del Palau de les Arts, mientras que Sigfrido fue la obra central de la primera edición, en junio de 2008.

Con el estreno ahora de El Ocaso de los dioses, y la programación de dos ciclos completos de la Tetralogía, el Palau de les Arts supera el listón impuesto por la intendente Helga Schimdt de lograr una programación de alta calidad equiparable con cualquier coliseo de la elite internacional de la ópera.

Lo han asegurado recientemente tanto Zubin Mehta, que aseguró que con esta producción puede ir a cualquier teatro de ópera del Mundo, como Carlus Padrissa, quien afirmó que nadie se ha atrevido en España a acometer un proyecto de esta envergadura como es la Tetralogía de Wagner, ni el Teatro Real de Madrid ni El Liceo de Barcelona.