El británico Stuart Vevers conquista París en su primer desfile con Loewe

  • París, 7 mar (EFE).- El modisto británico Stuart Vevers mostró hoy al público su primer desfile Loewe, construido en busca de un "lujo funcional", exquisito y por supuesto elegante, de tintes hispano-británicos, respetuoso con la tradición y plenamente contemporáneo.

El británico Stuart Vevers conquista París en su primer desfile con Loewe

El británico Stuart Vevers conquista París en su primer desfile con Loewe

París, 7 mar (EFE).- El modisto británico Stuart Vevers mostró hoy al público su primer desfile Loewe, construido en busca de un "lujo funcional", exquisito y por supuesto elegante, de tintes hispano-británicos, respetuoso con la tradición y plenamente contemporáneo.

Stuart Vevers tomó las riendas de la firma española en enero pasado pero todavía no había organizado ningún desfile sino sendas presentaciones en las que mostró sus diseños de forma estática, sobre maniquíes.

Color fundamental en la paleta de esta colección otoño-invierno 2009-2010 fue el negro, que abrió el desfile con trajes falda o pantalón, blusas de manga corta y abrigos largos, todo de cuero.

Siguieron modelos de otros tonos igualmente oscuros, grises, azulados, verdosos, berenjenas o marrones, y el contraste aislado de algunas prendas de colores vivos, mostaza y naranja en particular.

Una manera de Stuart Vevers de rendir homenaje al barroco español.

Como es tradición en Loewe, cuero, ante y pieles fueron materiales indispensables en casi cada prenda y accesorio, del cinturón al largo guante hasta el codo y por supuesto la bota, el bolso o la sandalia, la camisa o la falda.

Aunque hubo, cierto, algún traje de chaqueta de tweed y un abrigo del mismo material, ricamente bordados y, para los grandes fríos, enormes chales grises de punto, largos hasta las rodillas, cruzados por delante y sujetos con un cinturón.

La silueta Loewe del invierno que viene marcará la cintura muy en su sitio, en conjuntos de faldas de palas anchas hasta las rodillas, ocasionalmente bordadas, o vestidos de ante y escote palabra de honor, o la ocultará dentro de pequeños vestido-túnica cortos de manga también corta.

Los pantalones, estrechos, sin ser pitillo, podrán ser muy cortos y quedar bien por encima de los tobillos, remangados hasta media pantorrilla.

Además, la mujer Loewe portará abundantes botas altas de cuero, que dieron nuevas pruebas de la excelencia artesanal característica de la firma, y de la calidad de las pieles que utiliza.

Los bolsos, de cuero o de pieles, por supuesto, en bandolera, de estructura rectangular o portados manualmente, con asas, como el histórico "Amazona", brillaron en la Universidad Descartes.

Desde luego fueron accesorios importantes, aunque lo esencial de la colección fue el lujo natural y la exquisita artesanía destilada por cada diseño de detalle meticulosamente trabajados.

Para presentar esta primera colección en movimiento, Stuart Vevers, quien antes de llegar a Loewe había trabajado en Londres, Nueva York y Milán con otras grandes firmas, optó por varios pequeños desfiles sucesivos.

Con ellos quiso permitir a sus invitados contemplar mejor y más cerca cada modelo, explicaron a Efe fuentes de la firma.

El lugar elegido, el bello patio de la Universidad París Descartes, junto a la Plaza del Odeón, tampoco se prestaba para recibir de golpe a una multitud.

Así, famosos, compradores y periodistas internacionales de la Semana de la Moda de París, abierta el pasado miércoles y que concluirá el próximo jueves, se sucedieron sin llegar a coincidir exactamente.

Tampoco hubo pasarela para ver a la nueva mujer Loewe, a quien algunos especialistas auguran un futuro internacional de la mano de Stuart Vevers, sino un conjunto de mesitas redondas con sus sillas correspondientes, como hiciese Chanel en su última alta costura.

A juzgar por los aplausos, Stuart Vevers logró "la bella alquimia" buscada entre el alma española de la firma, la prusiana que le dio su nombre desde 1872, y sus propios orígenes británicos.

Sin contar con la excelencia que caracteriza las firmas reunidas por el número uno del lujo mundial, el grupo francés LVMH,(Louis Vuitton Moet Hennessy), propietario de Loewe desde 1996.

Una de las razones por las que entre el público se encontraba hoy el duque de Lugo, consejero personal para España del presidente de LVMH, Bernard Arnault.

Jaime de Marichalar compartió desfile con otros famosos como la ex modelo española Nati Abascal o Sylvie Van der Vaart, mujer del futbolista del Real Madrid, Rafael Van der Vaart.