El príncipe Carlos y Liz Hurley lanzarán una línea de comida orgánica

  • Londres, 30 mar (EFE).- Carlos de Inglaterra y la modelo Liz Hurley han decidido unir sus esfuerzos para lanzar una nueva línea de "comida orgánica, saludable y moderna", anunció hoy Duchy Originals, la empresa de alimentos orgánicos del príncipe.

Londres, 30 mar (EFE).- Carlos de Inglaterra y la modelo Liz Hurley han decidido unir sus esfuerzos para lanzar una nueva línea de "comida orgánica, saludable y moderna", anunció hoy Duchy Originals, la empresa de alimentos orgánicos del príncipe.

Duchy Originals pondrá en el mercado productos de la granja de 400 hectáreas que Hurley tiene en Gloucestershire (sur de Inglaterra), donde cría cerdos, vacas y gallinas.

"El príncipe está al tanto de todas nuestras estrategias, así que conoce esta colaboración", dijo un portavoz de Duchy Originals.

El director ejecutivo de la compañía, Andrew Baker, expresó su satisfacción por "tener la oportunidad de trabajar en este estimulante proyecto" y dijo que los productos estarán en los mercados previsiblemente a partir del mes de octubre.

"No encanta que (Hurley) se comprometa con la comida saludable y nutritiva, y creemos que cualquier producto 'Duchy Originals/Elizabeth Hurley' cumplirá con los requisitos de nuestra 'Carta de la Buena Comida': buena, saludable y sabrosa", dijo.

La modelo publicó un comunicado en el que manifestó: "Su Alteza Real el príncipe de Gales es una inspiración para mi por su defensa de la comida, la agricultura y la ganadería orgánica, así como por su inquebrantable compromiso para ayudar y proteger el campo".

"Me siento honrada por estar trabajando con Duchy Originals y estoy extremadamente entusiasmada por los productos que estamos desarrollando conjuntamente", añadió Hurley, que ya colabora con algunos de los restaurantes más importantes del Reino Unido.

Duchy Originals, que comercializa más de 200 productos "100 por cien británicos" en el mercado, se vio envuelto recientemente en una polémica después de que las autoridades sanitarias consideraran que la propaganda de dos medicamentos con supuestas facultades para eliminar toxinas no se ajustaba a la realidad.