Mardi Gras se cierra en Nueva Orleans con una explosión de desfiles

  • Washington, 24 feb (EFE).- El festival de Mardi Gras, en Nueva Orleans (Luisiana), se cierra hoy con el tramo final de desfiles y festejos, que han convocado en la localidad estadounidense a miles de personas de todos los rincones del país.

Mardi Gras se cierra en Nueva Orleans con una explosión de desfiles

Mardi Gras se cierra en Nueva Orleans con una explosión de desfiles

Washington, 24 feb (EFE).- El festival de Mardi Gras, en Nueva Orleans (Luisiana), se cierra hoy con el tramo final de desfiles y festejos, que han convocado en la localidad estadounidense a miles de personas de todos los rincones del país.

Hoteles llenos, gentío en las calles y toneladas de cerveza distribuidas en los bares que rodean la calle principal de la ciudad, Bourbon Street, dibujan el panorama con el que se ha encontrado el visitante del carnaval más famoso de Estados Unidos.

El tradicional desfile Zulú, el festejo negro por excelencia del Carnaval, arrancó esta mañana con la presencia del rey del festival, apodado "Rex", que este año es un alto directivo de una compañía de café, informó el diario local The Times-Picayune.

Las celebraciones del festival van desde "picnics" familiares junto al río Misisipi a fiestas de alto contenido erótico, siempre en la calle y siempre acompañadas del jazz y el "blues" inseparables de la cuna de la música negra americana.

La fama que ha adquirido este festival, que se celebra tradicionalmente el día anterior al miércoles de ceniza, revive durante semanas la ciudad que el huracán Katrina devastó en 2005.

Sin embargo, todo indica que la crisis económica ha llegado a los bolsillos de los amantes de este carnaval, que ha convocado a una multitud menor que otros años, según la cadena de televisión MSNBC.

El portavoz de la policía de Nueva Orleans, Bob Young, señaló que los festejos se han desarrollado de forma tranquila y sin problemas, con la excepción de un tiroteo que cerró los desfiles del viernes.

El desenfreno del festival no impedirá, sin embargo, que cientos de los habitantes de la ciudad, de mayoría católica, acudan mañana a sus templos para prepararse a la llegada de la Pascua con 40 días de penitencia.