Sonsoles también se rinde ante Carla

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La primera visita de Estado del presidente francés, Nicolas Sarkozy, a nuestro país será recordada como los dos días en los que la primera dama gala deslumbró a España. Hasta la esposa José Luis Rodríguez Zapatero parece haber sucumbido al encanto de Carla Bruni y, en un gesto inédito, ha salido a recibirla a las escalinatas de La Moncloa, con posado incluido ante la prensa gráfica.

A lo largo de la jornada del lunes ya se pudo comprobar que la visita de Estado de Sarkozy iba a quedar eclipsada por su esposa, ex modelo e icono de la 'chanson' francesa. El saludo entre la Princesa Letizia y Carla Bruni en las escalinatas del Palacio de la Zarzuela fue el lunes una de las instantáneas más esperadas por la veintena de fotógrafos que esperaban el encuentro.

Y si Bruni tuvo tiempo en la primera jornada de su visita a Madrid para cambiar de modelo hasta en tres ocasiones -para el recibimiento oficial de los Reyes, para el almuerzo en La Zarzuela y para la cena de gala- parece que la apretada agenda que tenía este martes la ex modelo italiana le ha impedido ser tan camaleónica. Eso sí, sentada en la tribuna de invitados del Congreso, mientras su marido pronunciaba su discurso ante la Cámara, ha captado todas las miradas.

Tras cautivar a la clase política española y a su propio marido, con el que intercambió gestos de complicidad desde las alturas del Hemiciclo, Carla Bruni visitó junto a la monarca española el Museo Reina Sofía, con un retraso de 40 minutos sobre el horario previsto. Y fue tras este compromiso cuando se produjo otra de las fotografías más deseadas por los medios de comunicación.

La primera dama francesa tenía progamado un almuerzo privado con la mujer del presidente del Gobierno español, Sonsoles Espinosa, poco dada a ponerse ante los objetivos de las cámaras y que siempre ha preferido mantenerse en un segundo plano. Sin embargo, una elegante Sonsoles rompió una costumbre y salió a recibir a Carla Bruni a las escaleras de La Moncloa.

El estilismo de la esposa de Zapatero ya fue motivo de halago por parte de la prensa británica poco antes de que se celebrara la cumbre del G-20 en Londres, a la que finalmente no acudió, fiel a su discreción. Los rotativos ingleses destacaron entonces su acierto a la hora de vestir -responsabilidad en gran parte de la diseñadora Elena Benarroch- e incluso 'The Guardian' sentenció que Sonsoles está muy a la altura de la ex modelo.

Y a tenor de lo visto en La Moncloa, bien se podría suscribir la afirmación del diario británico. El ajustado traje de chaqueta negro y la elegante camisa blanca de la primera dama francesa nada ha tenido que envidiar al conjunto gris y negro elegido por Sonsoles, también con una chaqueta de tres cuartos, pero rompiendo la sobriedad de la estampa clásica que ambas han presentado con su bisutería.

La esposa del presidente del Gobierno supo conjugar a la perfección la discreción en la indumentaria que eligió Carla Bruni para su segunda y última jornada en nuestro país. Ambas posaron sonrientes ante los medios reunidos en Moncloa antes de despedirse con un 'gracias' -la ex modelo lo ha dicho en español- y entrar en el Palacio para su almuerzo en privado.

Puede que ambas hayan tenido mucho de que hablar, especialmente de su común afición a la música, ya que Carla Bruni tiene tres discos en el mercado y Sonsoles Espinosa es soprano de ópera y canta en los coros de RTVE. Tras haber superado con creces la prueba de fuego de ponerse al lado de la primera dama francesa, queda por ver si ante una hipotética visita de Barack Obama a España Sonsoles también recibe en las escaleras a Michelle.