Cabildo de Fuerteventura y Gobierno canario destinan 4,2 millones a las obras del museo arqueológico de la isla

PUERTO DEL ROSARIO (FUERTEVENTURA), 20 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Canarias, el Cabildo de Fuerteventura han realizado una inversión de 4,2 millones de euros para poder llevar a cabo las obras del museo arqueológico de la isla ubicado en la parcela de los antiguos hornos de cal de El Charco.

La obra, que se encuentra actualmente en supervisión técnica con la previsión de que salga a contratación en unas semanas, tiene el plazo de finalización hasta diciembre de 2010.

El Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Educación y Cultura, aporta el 70 por ciento del presupuesto, mientras que el Cabildo asume la dirección de la obra y el 30 por ciento de la inversión económica, mientras que el Ayuntamiento de Puerto del Rosario aporta el solar, de unos 3.000 metros cuadrados.

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera participó hoy en la presentación del proyecto acompañado del alcalde de Puerto del Rosario, Marcial Morales, la consejera de Educación y Cultura del Gobierno de Canarias, Milagros Luis, la directora general de Patrimonio Aránzazu Gutiérrez, y el arquitecto redactor del proyecto, Miguel Cabrera.

"El edificio se plantea con carácter emblemático, abierto al mar e integrando los hornos de cal a través de unas cristaleras y pasarelas que asemejan a las entradas que antes había para acarrear la piedra de cal a los hornos", explicó Miguel Cabrera.

En total serán 5.900 metros cuadrados de superficie edificada, distribuida en tres plantas y sótano. "Su diseño ha buscado sobre todo la flexibilidad, que permita adaptar las superficies a distintas exposiciones y distintas demandas de acuerdo con cada circunstancia", explicó el arquitecto.

"Los Museos Arqueológicos Insulares son un mandato de la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias. En Fuerteventura cumplía esta función hasta ahora el de Betancuria, pero evidentemente de manera muy modesta y limitada. La Consejería de Educación ya finalizó hace dos años la restauración de la Casa de los Coroneles, financian ahora la mayoría de este proyecto, hace lo propio con el del Archivo Insular, que se ubicará también en Puerto del Rosario y cuyo proyecto está solo a falta de informe técnico, y también la restauración de la antigua casa de Manuel Velázquez en Tiscamanita. También participa en la financiación del convenio del Palacio de Congresos, cuya firma se está ultimando. Sólo este año estamos hablando de unos 35 millones de euros en inversiones culturales", dijo el presidente del Cabildo de Fuerteventura.

Por su parte, al consejera regional de Cultura, subrayó "la importancia que para el Patrimonio Histórico de Fuerteventura tienen estas instalaciones, porque no solo tendrán la función de albergar y exponer material y colecciones, sino la de formar y servir de impulso a la investigación". "Todavía desconocemos mucho sobre la historia de Fuerteventura y especialmente de la época aborigen y con la apertura de esta instalación se impulsará esta tarea, que se complementará además con el proyecto del Archivo Insular", apuntó

Asimismo, el alcalde de la capital se refirió a que este proyecto "es un ejemplo de colaboración y buen entendimiento entre administraciones: Gobierno, Ayuntamiento y Cabildo. Es además importante porque se trata de ir avanzando en el proyecto de modernización de la capital regenerando el frente marítimo: terrenos del Parador para paseo marítimo, inversión en la Piscina, Palacio de Congresos, Centro de Arte, Museo Arqueológico.".

El edificio del Museo Arqueológico de Fuerteventura está ubicado en los antiguos hornos de cal de El Charco, que integran en la propia estructura a partir de una cristalera. Contará con una planta de sótano y tres sobre el nivel.

El edificio se plantea abierto al mar, con una plaza disponible también para actividades culturales y en la que se salvan los desniveles a través de una lámina de agua. Además del espacio expositivo, internamente contará con salón de actos, talleres de restauración, aulas de formación, oficinas, tienda, etc. Todo el interior del edificio se ordena a partir de una entrada transversal acristalada que recuerda la estructura de piedra preexistente y que era utilizada como rampa para la descara de piedra de cal en los hornos.