El Consejo de Patrimonio da luz verde a la restauración de la capilla de los Vigiles de la catedral de Oviedo

El órgano asesor de la Consejería aprueba el expediente de declaración de BIC del castillete de Arnao (Castrillón)

OVIEDO, 13 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, máximo órgano asesor de la Consejería de Cultura y Turismo en materia patrimonial, dio hoy luz verde a la restauración e la capilla de los Vigiles de la catedral de Oviedo.

El proyecto de restauración, redactado por iniciativa de la Consejería de Cultura y Turismo por los arquitectos Jorge Hevia y Cosme Cuenca, propone una recuperación integral de esta capilla funeraria de época barroca, que en la actualidad presenta diversas patologías como fisuras o grietas, rotura de sillares, y en colonizaciones microvegetales en diversos paramentos de la construcción.

Según informó la Consejería en una nota de prensa, el proyecto incluye la restauración de bienes muebles y del retablo de la Anunciación, así como la de la rejería histórica que cierra el espacio. También se sustituye la actual iluminación monumental. El presupuesto asciende a unos 450.000 euros.

La mayoría de los asuntos abordados por el Consejo de Patrimonio se correspondieron con propuestas de delimitación del entorno de protección de 29 cuevas con arte paleolítico. Asimismo, se aprobaron otros proyectos significativos, como la incoación del expediente de declaración como Bien de Interés Cultural del castillete de Arnao, en Castrillón, y una actuación de adecuación medioambiental del entorno de la cueva de El Pindal, declarada Patrimonio Mundial.

El pleno de Patrimonio aprobó iniciar los trámites administrativos para delimitar un entorno de protección conjunto para tres cuevas de Llanes situadas en el macizo de Llera, en la localidad de Bricia, como son La Riera, Cuetu la Mina y Tempranas. Este entorno conjunto tiene una extensión de 77,25 hectáreas. También inició los trámites de delimitación del entorno de protección de la cueva de Samoreli, en Allende, Llanes, que tiene una extensión de 3,6 hectáreas.

El Pleno dio luz verde al comienzo de los trámites de delimitación del entorno de protección de la cueva de La Loja, en El Mazo (Peñamellera Baja), de una extensión de 19,28 hectáreas, y de Subores, en el mismo concejo, con una extensión de 59 hectáreas; en Cabrales de las cuevas de Los Canes, con una extensión de 1,09 hectáreas, y de la cueva El Bosque, de 4,4 hectáreas, y en Peñamellera Alta en las cuevas de Traúno y Coimbra.

Todas estas cavidades son ya Bien de Interés Cultural por contener representaciones artísticas de época paleolítica y ahora se procederá a dar comienzo a los trámites para delimitar un entorno de protección de estas grutas que tienen en común el hecho de localizarse en relieves cársticos.

Asimismo, el Consejo de Patrimonio analizó la tramitación administrativa desarrollada en relación con la delimitación del entorno de protección de las cuevas de Les Mestes, en Las Regueras; Mazaculos II, en Ribadedeva; La Peña, en Candamo; El Covarón, en Llanes; El Quintanal y Valmori, en Llanes; en San Antonio, en Ribadesella; en Godulfo I en Grado; Los Murciélagos, en Ribera de Arriba; Entrecueves, en Ribera de Arriba; Las Caldas y La Viña en Oviedo; La Viña y Tito Bustillo, la Cuevona, Les Pedroses y La Lloseta, en Ribadesella

El Pleno también analizó la propuesta para incoar expedientes administrativos de delimitación del entorno de protección de los abrigos de Fresnéu, en Teverga (un conjunto de 6 abrigos) y de la Cova del Demo, en Boal. En ambos casos se trata de lugares en los que se atesoran representaciones de arte esquemático, propias del Neolítico y de la Edad del Bronce. El entorno propuesto para Fresnéu alcanza las 73,97 hectáreas y el de la Cova del Demo, las 516,33.

Por último, se abordó un proyecto de la Mancomunidad de municipios del Val de San Vicente y Ribadedeva para la adecuación medioambiental del entorno de la cueva de El Pindal, que incluye tratamientos silvícolas en las masas de encinares existentes en la zona, la regeneración e implantación de más encinas, tratamientos silvícolas en masas de frondosas y mejoras en la caminería.