El Museu Militar del Castillo de Montjuïc de Barcelona cerrará el 24 de mayo

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

El Museu Militar del Castillo de Montjuïc de Barcelona cerrará el domingo 24 de mayo, casi 47 años después de su apertura por imposición de Franco, para ceder la fortaleza a la ciudad. La mayoría de piezas serán trasladadas al Castillo de Sant Ferran, en Figueres (Girona).

Se cerrarán las dependencias del museo y la última sala visitable del Patio de Armas, que expone pistolas, mientras que seguirán abiertas la terraza superior, el oratorio, las dos tiendas y la cafetería self-service, según explicó hoy a Europa Press la presidenta de la Asociación de Amigos del Castillo, Carmen Fusté.

Se trata de un paso necesario para adecuar parte de la fortaleza como Centro Internacional por la Paz, donde profesionales civiles y militares de reconocido prestigio internacional harán cursos sobre la paz, el primero de los cuales empezó en abril.

En declaraciones a Europa Press, el delegado municipal de Presidencia y Relaciones Institucionales, Ignasi Cardelús, explicó que la comisión de patrimonio del museo ya ha mantenido tres reuniones para definir el destino de las colecciones del castillo.

El Ayuntamiento pretende que las que sirvan para explicar la historia de la fortaleza se queden para recuperar la memoria histórica, y que las que estén directamente vinculadas con la historia de la ciudad se destinen a otros museos de Barcelona. El resto de piezas se trasladarán al Castillo de Sant Ferran de Figueres para crear un nuevo museo.

El cierre irá seguramente acompañado de un acto protocolario, al que no prevé asistir la Asociación de Amigos del Castillo, al considerar que "no es una fiesta para celebrarlo", según Fusté.

Consideró que "no tiene lógica" trasladar el museo. "Hemos luchado siempre para que se quede aquí lo que nos pertenece", afirmó, y añadió que lo que más les preocupa es que se haga "alguna barbaridad" a la fortaleza, como derrumbar paredes.

CONSORCIO SIN CONSENSO

En paralelo, se tramitan en el Ayuntamiento los estatutos del Centro por la Paz, que se aprobarán definitivamente en el pleno de junio, y que definen el consorcio que debe gestionarlo. El Ayuntamiento tendrá la mayoría, con un 60%, y la Generalitat y el Ministerio de Defensa se repartirán el 40% restante a partes iguales.

El Consistorio aprobó inicialmente el mes pasado los estatutos con una alianza inusual entre PSC y PP. Ambos consideran que Defensa debe participar por su papel en el mantenimiento de la paz y el apoyo logístico a las ONG que trabajan en zonas con guerra.

Por contra, CiU, ERC e ICV-EUiA, socio del PSC en el Gobierno municipal, ven a Defensa como una imposición en una fortaleza donde se ejecutó en 1940 tras la Guerra Civil al presidente de la Generalitat, Lluís Companys, y en 1909 al pedagogo Francesc Ferrer i Guàrdia, acusado de instigar la Setmana Tràgica.

También ha rechazado la presencia de Defensa el Consell Català de Foment per la Pau. Los republicanos han previsto que un millar de personas formen el domingo 16 una cadena humana alrededor del castillo para echar al Ejército.

Este año también debe desaparecer la última antena militar de la fortaleza barcelonesa una vez se haya erigido una de alternativa en otro lugar. El desmantelamiento debe finalizarse antes del 31 de diciembre, ya que se financia con el Fondo de Inversión Local, que dedica 477.838 euros a la mejora de espacios del castillo.