El rico patrimonio arqueológico palestino corre serio peligro a causa del conflicto y el abandono

Cisjordania alberga Jericó, la "ciudad más antigua del mundo", con sus 10.000 años de historia

ROMA, 4 (EUROPA PRESS)

El importante patrimonio arqueológico palestino, que incluye el yacimiento de Jericó, considerada la "ciudad más antigua del mundo" con sus 10.000 años de historia, corre serio peligro a causa de la falta de fondos, del abandono y, sobre todo, del conflicto entre palestinos e israelíes, según informó hoy un grupo de arqueólogos italianos a la agencia misionera de noticias MISNA.

"El patrimonio arqueológico en los territorios palestinos atraviesa unas condiciones dramáticas, es otra víctima del conflicto", declaró a MISNA Luigi Nigro, profesor de Arqueología de la Universidad La Sapienza de Roma y jefe de la misión científica italiana que trabaja conjuntamente con el Departamento de Antigüedades de la Autoridad Palestina.

En Cisjordania se encuentra Jericó, el primer centro habitado conocido desde que el hombre neolítico inventase la agricultura y cuyos restos reflejan tanto el paso del nomadismo a las comunidades estables como la erección de los primeros muros de separación del espacio urbano. El yacimiento de Jericó es, por ello, un bien cultural inestimable para la Humanidad en su conjunto que reúne, en un mismo lugar, restos correspondientes a 10.000 años de la historia.

Las excavaciones en esta ciudad comenzaron hace aproximadamente un siglo por parte de un equipo alemán, y continuaron entre los años treinta y cincuenta a manos de arqueólogos británicos y estadounidense. El equipo de Nigro comenzó a trabajar en la zona a finales de los años noventa y, desde entonces, los arqueólogos italianos, junto a sus colegas palestinos, han podido sacar a la luz una torre circular de piedra del periodo neolítico (8500-6000 antes de Cristo), una doble muralla del periodo del Bronce (2700-2350 antes de Cristo) y numerosas cerámicas de importación y exportación, además de numeroso material --pesas de balanza para metales, contenedores de terracota-- que revelan que Jericó, 3.000 años antes de Cristo, era un importante centro comercial y de intercambio.

En 1999, los arqueólogos descubrieron una tumba de más de 3.500 años en cuyas inscripciones jeroglíficas se apreciaba la palabra 'Ruha' ('perfume'), el nombre que tenía originariamente Jericó durante el periodo cananeo. De hecho, el nombre árabe de la ciudad moderna, Ariha (Jericó es el nombre hebreo), tiene el mismo significado, lo cual seguramente haga referencia a las flores que crecían en abundancia en el oasis donde surgió la ciudad.

ATAQUES AL PATRIMONIO

"Es impresionante la cantidad de lugares arqueológicos importantes existentes en esta zona", explicó Nigro. "Hemos registrado 101 y excavado 32, entre ellos el palacio de Herodes el Grande, donde fueron hospedados Marco Antonio y Cleopatra, tumbas cristianas, sinagogas, restos de iglesias normandas bajo mezquitas", prosiguió. "Todos estos restos corren el riesgo de perderse por falta de recursos, por negligencia, por desatención internacional y, naturalmente, por la guerra", advirtió.

Por ejemplo, los restos de la ciudad helenística Antheion, en la Franja de Gaza, quedaron arrasados durante la operación 'Plomo fundido' efectuada por el Ejército israelí entre finales del año pasado y principios de éste. La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) está estudiando las responsabilidades.

Asimismo, el muro de división construido por Israel en Cisjordania ha causado importantes daños al patrimonio arqueológico, porque numerosos restos que aparecieron durante las obras, enterrados precipitadamente o extraídos sin la debida catalogación, se han podido perder para siempre.

Según Nigro, la Autoridad Palestiano no ha aprobado todavía una ley de defensa de su patrimonio artístico y cultural, un problema apenas compensado por la creación del Departamento de Antigüedades, dirigido por personas "fuertemente motivadas". Este organismo acaba de participar en la restauración de tres sinagogas del siglo I en Cisjordania.

Las autoridades israelíes tampoco han facilitado a la Autoridad Palestina un mapa sobre los yacimientos arqueológicos que, en cambio, sí han entregado a un grupo de investigadores británicos. Aparte, las leyes israelíes autorizan la venta, sin apenas problemas, de restos arqueológicos a compradores privados.

PARQUE ARQUEOLÓGICO

La misión arqueológica italiana comenzó sus tareas en 1997, pero se vio obligada a pararlas en 2000 a causa del recrudecimiento del conflicto entre israelíes y palestino. Los trabajos se reanudaron esta primavera, a pesar de la escasez de fondos. Entre sus actuales tareas, según Nigro, el equipo está"edificando las bases de un parque arqueológico en el lugar que vio los orígenes de la civilización humana".

"El objetivo es tanto revalorizar la importancia científica del lugar como dar a los palestinos un patrimonio que pueda atraer visitantes y turistas en el futuro", explicó. "Lo más indignante es la inacción de los gobiernos extranjeros que dicen querer ayudar a la rehabilitación económica de una Palestina pacificada", prosiguió. "¿Dónde comenzar, sino, en el patrimonio cultural que atrae turismo?", agregó.